Relaciones problemáticas entre madres e hijas famosas

drew barrymore, katy perry, malas relaciones madre e hija de las famosas, guru del estilo
Fotos: AP
Gurú del estilo 11/05/2021 13:10 Actualizada 13:12

Desafortunadamente las relaciones entre padres e hijos no siempre están basadas en la comunicación y la confianza. Por el contrario, en algunas de ellas existen tantos conflictos internos, que terminan por alejarse definitivamente, en el mejor de los casos, o llegan a peleas y disputas que se convierten en guerras familiares interminables.

En el showbiz, estos casos suelen ser noticias de ocho columnas que acaparan la atención de los medios y el público, interesados por saber hasta dónde llegan estas relaciones fracturadas entre los involucrados. El caso más reciente es el protagonizado por la cantante Alejandra Guzmán y su hija, Frida Sofía, quienes se encuentran en el ojo del huracán entre dimes y diretes, una contra la otra, a través de declaraciones acusatorias y ofensivas.

Y aunque este caso es reciente, en el pasado han sido varias famosas que se han visto envueltas en el escándalo por estas mismas situaciones, dejando en claro que no por ser madres e hijas, las relaciones necesariamente son cordiales y sanas.

Por eso hoy recordaremos los casos más polémicos de las malas relaciones entre madres e hijas famosas.

Y en el tutorial, ¿Puedo ir más informal a la oficina?

Recuerda que Gurú puede resolver todas tus dudas sobre moda y estilo, escribe a [email protected], o haz tu consulta en Twitter a @GurudelEstilo, o en Facebook, en Gurú del Estilo con el logo del ganchito (¡danos Me gusta y Seguir!), además de encontrar muchas otras sorpresas como red carpets, colecciones de diseñadores, muchas fotos, tips y otras cositas padres. 

Drew Barrymore y su madre, Jaid Barrymore

Con 46 años, Drew Barrymore es una estrella consagrada de Hollywood que inició su carrera a los 5 años, cuando protagonizó la cinta “E.T. El Extraterrestre”. Aunque venía de familia de actores por parte de su padre, fue a instancias de su madre, Jaid Barrymore,  que se convirtió en actriz, pues desde muy pequeña la obligó a acudir a castings para películas. La fama le llegó pronto, siendo muy niña, y de inmediato los reflectores cayeron sobre ella, sumergiéndola en un mundo de adultos, donde el alcohol, las drogas y los excesos la envolvieron.

Es por todos sabido que Drew, porque así lo ha confesado ella, a los 11 años, ya fumaba y consumía distintos tipos de drogas, no estudiaba, acudía a bares y antros como el famoso Studio 54 de Nueva York y que, a los 13 años, siendo una adicta, intentó suicidarse. Aunque afortunadamente no lo consiguió, su madre, en un intento desesperado, la ingresó a un centro de rehabilitación por más de un año, sitio al que la propia actriz llegó a calificar como “un campo de entrenamiento horrible”.

Todos estos tristes episodios en la vida de Drew la orillaron a emanciparse de sus padres y cortó los lazos con ellos. La relación ya nunca volvió a ser igual. Se sabe que para 2004, cuando su padre se debatía entre la vida y la muerte, se reencontraron y perdonaron. Después él falleció.

Con su madre las cosas no resultaron tan amigables y cercanas. En su autobiografía, titulada “Wildflower”, Drew reconoció que ya de adulta logró entender el comportamiento de su madre y la desesperación en la que se encontraba por intentar ayudarla, cuando decidió ingresarla a un centro psiquiátrico.

“Solo quiero darle las gracias a ella porque amo mi vida y cada paso que he tomado fue necesario para llegar a donde estoy y, si eres feliz, entonces que Dios bendiga los tiempos duros que te permitieron llegar ahí”, escribió en su libro.

En una entrevista que le concedió a Howard Stern, Drew volvió a tocar el tema de su relación con su madre y le reveló al entrevistador de radio lo difícil que le resultó haber vivido lejos de ella cuando la internó, para luego separarse definitivamente de ella y con esta distancia llegara el tan anhelado perdón.

"Estoy segura de que vivió con mucha culpa durante años, pero luego creo que vivió con mucho dolor porque yo tampoco le hablé durante un largo tiempo".

 

Jennifer Aniston y su mamá, Nancy Dow

Aunque en el séptimo arte es reconocida como una actriz guapa e icono de estilo, durante su niñez y adolescencia Jennifer Aniston sufrió de problemas de autoestima fomentados por su madre, Nancy Dow, quien fue modelo y actriz y participó en series como “The Beverly Hillbillies” y “The Wild Wild West”.

De acuerdo con la protagonista de “Friends”, su mamá siempre la criticó y la tachó de patito feo. “No salí la niña modelo que ella esperaba y fue algo que realmente me impactó. Ella era modelo y todo se trataba de cómo se veía ella y cómo era yo”, reveló en una entrevista concedida a “The Sunday Telegraph”.

Esta situación orilló a Aniston a separarse de su madre y vivir lejos de ella alrededor de 9 años, tiempo que Nancy aprovechó para publicar el libro “From Mother and Daughter to Friends: A Memoir”, en el que detallaba la mala relación y falta de comunicación con su hija. Herida y defraudada por su madre, Jennifer no la invitó a su boda con Brad Pitt, hecho que acaparó la atención de la prensa.

La relación ya nunca volvió a ser la misma y al igual que Drew con su padre, Jennifer volvió a contactar a su madre meses antes de que falleciera. Incluso un año antes de su muerte, Jen conversó con el medio “The Hollywood Report” al que reveló “Tenía mal genio y fue muy crítica conmigo. Era implacable y guardaba rencores que ahora encuentro tan mezquinos”.

A los 79 años, Nancy falleció y fue la oficina de Aniston la encargada de dar la noticia al dar a conocer que “murió tranquilamente rodeada por su familia y amigos tras padecer una larga enfermedad”.

 

Ariel Winter y su mamá Crystal Workman

Fue en su papel como Alex Dunphy en la serie “Modern Family” que la actriz Ariel Winter logró la fama y popularidad. Así como Drew Barrymore, ella vivió las mismas situaciones de tensión con su mamá, Crystal Workman, quien era su representante y la obligó a trabajar desde muy niña.

Se sabe que Crystal, además de mamá, fungía como manager, y era la encargada de los castings y contratos de su hija. Esta situación provocó que ambas tuvieran que separarse por la fuerte tensión en la que vivían. Las alarmas se dispararon cuando Ariel, siendo aún menor de edad, abandonó la casa familiar y se mudó con su hermana mayor Shanelle, al tiempo que acusó a su madre de abuso.

Sharon Sacks, quien fuera profesora privada de Ariel durante las grabaciones de la serie “Modern Family”, apoyó a la actriz al declarar que ella había sido testigo de los malos tratos de Crystal hacia su hija, incluso llegó a declarar textual de haber visto “bofetadas, golpes y empujones” que le propinaba a Ariel.

Durante su declaración también aseguró que ella, durante los rodajes solicitaba comida extra para poderla compartir con Ariel, ya que Crystal sólo ordenaba pollo y verduras para su hija en su afán de mantenerla delgada y con buen cuerpo.

En una entrevista concedida a “The Hollywood Report”, Ariel reveló haber sido también sexualizada por parte de su madre al obligarla a acudir a fiestas de adultos, cuando aún era una niña de 12 años, y vestir ropa provocativa. “Si me hubieran propuesto una escena con un desnudo en esa edad, mi madre habría dicho 1000% que sí”, manifestó al medio.

Ya separadas, la pelea seguía al punto que Crystal, intentando echar por tierra todas las declaraciones que su hija había hecho en su contra y limpiar su imagen, entabló una demanda contra el actor Cameron Palatas, a quien acusó por haber violado a su hija, con la que buscaba mostrar al público que ella todo lo hacía por y para el bien de Ariel. La denuncia fue desestimada y se comprobó que nunca habían ocurrido los hechos. Desde entonces se fracturó la relación y dejaron de hablarse.

Desde entonces, Ariel nunca se ha pronunciado al respecto y se sabe que no ve a su mamá. En cambio, Crystal no pierde oportunidad de aparecer frente a las cámaras y a la menor oportunidad busca dar declaraciones en torno a su hija y defenderse al pronunciarse como buena madre. ¿Cómo la ven?

 

 

Katy Perry y su madre, Mary Hudson

Aunque actualmente tienen una buena relación, en los inicios de su carrera, Katy Perry y su madre, Mary Hudson, sufrieron de diferencias que las orillaron a distanciarse un breve tiempo. Todo fue ocasionado por las ideas de sus padres, especialmente de su madre, quienes no veían con buenos ojos el rumbo que estaba tomando la carrera de su hija.

Katy comenzó cantando en los coros de la iglesia cristiana evangélica a la que pertenece, donde su papá es pastor. Luego de que Katy decidiera hacer una carrera musical, comenzaron los disgustos por parte de su madre, quien criticaba desde las letras de las canciones que cantaba, hasta la manera en la que vestía y se desenvolvía en el escenario. Estas diferencias llegaron al punto que la señora Hudson escribió un libro que molestó a la cantante, en el que hacía pública su molestia por la carrera de su hija y cómo había afectado a la familia su decisión de incursionar en el medio del entretenimiento, pues según reveló, su imagen se deterioró dentro de la congregación, pues no era bien visto que su hija luciera demasiada piel en el escenario o que se mostrara en favor de los homosexuales.

Ese lamentable episodio no tuvo consecuencias mayores y hoy en día ambas gozan de una excelente relación.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by KATY PERRY (@katyperry)

 

Britney Spears y su mamá Lynne Spears

Por mucho que sea la Princesa del Pop, la vida de Britney Spears no ha sido color de rosa como en los cuentos de hadas, pues ha sido una de las estrellas musicales que ha estado envuelta en más escándalos tanto a nivel profesional como personal.

La relación con sus padres ha sufrido varios distanciamientos, incluso actualmente está en pugna con su padre, en la búsqueda por obtener su tutela, de la que él se hace cargo desde hace años.

En cuanto a la relación con su madre, Lynne Spears, se sabe que ahora llevan buena comunicación y son cercanas, incluso la está apoyando en contra de la demanda que interpuso contra su padre, el señor Jamie Spears, pero en el pasado no fue así.

Fue en 2008 que madre e hija sufrieron una separación y pareciera que, a modo de venganza, Lynne Spears lanzó el libro “Through the Storm. A Real Story of Fame and Family in a Tabloid World” (A Través de la Tormenta. Una Historial Real de Fama y Familia en un Mundo de Tabloides), en el que hace públicas intimidades de su famosa hija Britney, revelando situaciones o episodios de carácter privado como que su hija había comenzado a beber alcohol a los 13 años, que a los 14 había perdido su virginidad con un joven de 18 años y que a los 15 consumía sustancias y drogas.

Luego de que se revelara el contenido del libro, la bomba estalló. La relación se fracturó y se armaron los grupos. Por un lado, hubo quien criticó a Lynne por ventilar la intimidad de su hija, mientras que otros se compadecieron de ella, pues según declaraba en ese entonces Lynne a los medios, el libro tenía como único fin revelar el lado oscuro de la fama y los daños que había hecho dentro de su núcleo familiar. Como sea, el lanzamiento del libro provocó que madre e hija tomaran caminos diferentes. Con los años, ambas se perdonaron y actualmente juntas buscan que Britney tome el control de su vida y carrera que está en manos de su padre.

 

 

Hola, Gurú:

Ya volvimos a la oficina, pero después de tanto hacer home office, la verdad me da muchísima flojera volverme a vertir "formal de oficina" ¿tú crees que sea necesario?

Nadia

 

Hola, Nadia:

Mi primer impulso sería decirte que sí, nada tiene por qué haber cambiado y un aspecto profesional en la oficina es la norma, especialmente si recibes clientes y/o visitas. Sin embargo, yo consideraría también el entorno laboral ¿qué están haciendo tus superiores? Si ellos han relajado el código de vestimenta, tú puedes perfectamente hacer lo mismo.

Besos de Gurú, XOXO