A veces no nos damos cuenta de lo rápido que pasa el tiempo, los niños que ayer posaban felices en los jardines de sus palacios, hoy son ya todos unos jovencitos
Marisa Zannie
asi han crecido principes y princesas, realeza europea, adolescentes

¿Han notado como es que el tiempo pasa sin que apenas nos demos cuenta? Sin ir más lejos, llevamos siete meses de pandemia (y contando), y parece que fue ayer que nos dijeron que teníamos que permanecer en casa.

Y tal vez la contingencia tenga algo qué ver, pero, pareciera que repentinamente, los miniroyals que ayer eran apenas unos bebés, ya son todos unos adolescentes.

Toda una generación de hijos de reyes y príncipes, que nacieron con apenas unos años de diferencia, se están convirtiendo en jóvenes y de repente, las caritas que estábamos acostumbrados a ver en revistas y portales, ya no tienen nada qué ver con las de ahora.

Sin ir más lejos, la princesa Elisabeth de Bélgica, la mayor de la generación real a la que nos estamos refiriendo ¡ya está haciendo su servicio militar!

Así que, para familiarizarnos con el nuevo look de estos chicos, recordamos aquí a algunos de los preteen y teen royals de Europa, algunos de los cuales serán reyes y reinas llegado el momento.

La princesa Leonor y la infanta Sofía de España

Aunque usted no lo crea, Leonor de Todos los Santos de Borbón y Ortiz, tiene ya 14 años, y en apenas un mes más, el 31 de octubre, se convertirá en toda una quinceañera.

Al abdicar su abuelo, el rey emérito Juan Carlos I, Leonor se convirtió en princesa de Asturias, lo cual significa que al ser la primógenita de los reyes Felipe VI y Letizia, es la primera en la línea de sucesión al trono español.

Leonor y su hermana, la infanta Sofía, de 13 años, acuden al Colegio Santa María de los Rosales, que es mixto y religioso. Leonor empezó ¡la secundaria! en 2017.

Las dos chicas son infantas, por ser hijas del rey, con la diferencia de que Leonor es también princesa de Asturias.  A la futura reina le gustan los caballos y practica la hípica, además de que toca el violonchelo desde muy pequeña.

Y, por lo que se va viendo, ambas chicas serán muy altas, en lo que heredaron a la familia de su papá, quien mide ¡1.97! Sofía es, incluso, más alta que Leonor.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

Amalia, Alexia y Ariane de Holanda

Las jóvenes princesas son hijas del matrimonio formado por el rey Willem Alexander y la reina Máxima. Ellas viven con sus padres en Eikenhorst, en la finca De Horsten, en Wassenaar.

Amalia tiene 16 años, Alexia 15 y la más pequeña, Ariane, tiene 13.

El título oficial de Amalia es princesa de Holanda y princesa de Orange-Nassau Catalina Amalia Beatriz Carmen Victoria. Ahora que su padre es rey, la princesa Amalia es la primera en la línea sucesoria al trono holandés.

En su casa las chicas hablan principalmente holandés, pero también han aprendido el español de su madre, la reina Máxima, quien, recordemos, es de origen argentino.

Como todos los miembros de la realeza, las chicas tienen muchas actividades extracurriculares además de asistir regularmente al colegio. A Amalia le gusta el hockey, el judo, el ballet, la equitación y el violín. A Alexia le gusta el ballet y la equitación, y además practica el piano y juega al hockey y al tenis. Ariane toca el piano y baila ballet, además de hacer deporte con la natación y el judo.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Christian, Isabella, Josephine y Vincent de Dinamarca

Quizá son la familia real que más sorprende con lo mucho que han crecido los chicos. Por lo pronto Christian --cuyo nombre oficial es Christian Valdemar Henri John, príncipe de Dinamarca y conde de Monpezat--, el hijo mayor del príncipe heredero Federico --primogénito de la reina Margarita II--, y la princesa Mary, quien cumplió ya 14 años, y su hermana, Isabella, de 13, dieron un franco estirón y ya se han instalado en la total adolescencia.

La cara de niño travieso que siempre tuvo Christian se va pareciendo más a la del joven en el que pronto se convertirá. Mientras que los “cuates”, Josephine y Vincent, han dejado de ser los divertidos bebés de los tradicionales posados de la familia y cumplieron nada más y nada menos que ¡nueve años!

Siguiendo la tradición familiar, los chicos pasarían, a partir de enero de este año, 12 semanas en un internado suizo, el Tranegaard Skole, en Hellerup, para complementar la educación que reciben en escuelas públicas de Dinamarca, pero tuvieron que adelantar su regreso por la pandemia. Desde entonces, retomaron sus estudios normalmente en su país, donde permanecen con sus padres.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

Marius, Ingrid Alexandra y Sverre Magnus de Noruega

Aunque Marius Borg no pertenece técnicamente a la familia real pues no es hijo del príncipe heredero Haakon de Noruega, sino de Morten Borg, novio de juventud de la princesa Mette-Marit, siempre ha vivido con su madre y lleva una relación muy cercana con su padrastro y sus hermanos más pequeños. Marius tiene hoy 23 años y desde hace dos, tiene una relación formal con la modelo noruega Juliane Snekkestad.

Le sigue en edad Ingrid Alexandra, de 16 años, quien es la heredera al trono, después de que lo ocupe su padre, Haakon. Ingrid Alexandra tiene un futuro un tanto complicado, dado que, en condiciones normales, se le permitiría empezar con sus obligaciones reales hasta que concluyera con sus estudios universitarios, pero la avanzada edad de los reyes Harald y Sonia, de 82 años ambos, y la fibrosis pulmonar que padece Mette-Marit, y que la ha obligado a dejar muchas de sus actividades reales, podrían adelantar las apariciones públicas de la princesa, las cuales seguramente compartirá con su hermano Sverre Magnus, de 15 años.

El joven príncipe celebró hace unos días su confirmación en una celebración muy familiar debido a la pandemia, en la que estuvieron presentes solo 16 invitados, entre ellos sus padres y hermanos, sus abuelos y sus tíos. Solo acudieron sus padrinos noruegos, por lo que no estuvieron presentes Máxima de Holanda, Pablo de Grecia o Rosario Nadal, quienes también lo apadrinaron en su bautizo.

Nada qué ver con la confirmación de su hermana, el año pasado, que fue seguida de un almuerzo para más de 100 invitados y en el que estuvieron presentes Felipe VI de España, la princesa Victoria de Suecia y Federico de Dinamarca, tres de sus padrinos.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

Elisabeth, Gabriel, Emmanuel y Éléonore de Bélgica

Los cuatro príncipes belgas, Elisabeth, de 18 años; Gabriel, de 17, Emmanuel, de 14 (cumple 15 en unos cuantos días) y Éléonore, de 12, hijos del matrimonio formado por el rey Felipe y la reina Matilde, han estado muy activos durante la pandemia, pues, en un posado extraordinario, aparecieron con canastas llenas de los clásicos wafles belgas que cocinaron ellos mismos para personas de la tercera edad que permanecen aisladas durante la contingencia. También, anunciaron que harán llamadas teléfonicas a algunas de estas personas para que no se sientan tan solas.

La princesa Élisabeth Thérèse Marie Hélène, duquesa de Brabant es la heredera al trono, después de su padre, el rey Felipe, quien ascendió al trono en 2013, después de que su padre, el rey Alberto II, abdicara.

En una decisión que ha resultado polémica, Elisabeth, la mayor de las teen royals, inició este mes su servicio militar, siguiendo los pasos de su padre. A cuatro semanas de formación militar en campo, incluido el aprender el uso de armas, le seguirá un año de teoría en la Real Academia Militar de Bruselas.

Mientras que algunos aseguran que es un buen ejemplo que siendo mujer haya elegido incluir en su educación la formación militar, que es tradición real, otros dicen que es totalmente innecesaria y obsoleta. Lo que es verdad es que después los ojos de Europa voltearán a ver qué harán en este sentido las princesas Amalia de Holanda, Ingrid de Noruega y Leonor de España, pues sus padres también tuvieron formación militar.

principes, princesas, realeza europea, niños reales, adolescentes