Ex masajista habla del príncipe Andrés: "era asqueroso"

Una exmasajista de Andrés de York contó todo lo que ocurrió durante dos meses que ella acudió a brindarle servicio

principe andres, virginia giuffre, Ghislaine Maxwell, Jeffrey Epstein
(AFP)
Realeza Jatziri Sánchez 14/02/2022 17:41 Actualizada 17:46

Emma Gruenbaum, de 50 años, se sumó a las declaraciones que Virginia Giuffre ha hecho sobre el príncipe Andrés y los supuestos abusos sexuales a los que la sometió cuando era menor de edad. Ahora, la mujer que era exmasajista del royal dijo que él es uno de los clientes más "asquerosos" que ha tenido en su carrera.

Andrés de York contrató los servicios de Emma como terapeuta de masajes deportivos, a la que conoció a principios del 2005.

principe andres escondido

(Andrés de York enfrenta una demanda por abuso sexual interpuesta por Virginia Giuffre / AFP)

De acuerdo con "The Sun", la exmasajista aseguró que el príncipe Andrés le hacía comentarios de tono sexual y que siempre trataba de abrazarla cuando él estaba sin ropa.

"Tenía muchos clientes de alto perfil y a menudo visitaba sus hogares pero Andrés era muy diferente, una plaga sexual constante desde el principio”.

andres de york abuso sexual masajista pensativo

(AFP)

Cuando llegó al Royal Lodge en Windsor Great Park, empleados de Andrés la llevaron hasta la habitación del príncipe, lo que a ella le pareció muy raro, comentó a diario británico.

"Dije: 'Oh, no me siento muy cómoda haciendo esto en su habitación'. Miré la mesa de masajes y dije: 'Y eso es demasiado alto'. Estaba a la altura de mis caderas, así que estaría allí masajeando al nivel de los senos, que es algo que obviamente no quería. Así que dije: '¿Podemos sacarlo del dormitorio? No estoy cómoda. Pero me dijeron que no era una opción, que así era como le gustaba al duque. Siempre tiene sus masajes en su habitación y le gustaba estar cerca de su cama para meterse después. Me dijeron que no hiciera un escándalo. No sabía qué más decir y el miembro del personal se fue”.

andrés de york principe andres

(AP)

Entonces, siguió relatando Emma Gruenbaum, se tiró al piso para tratar de bajar un poco la cama de masajes de Andrés de York, cuando él entró y le hizo un comentario sobre su cuerpo. 

 "Escuché una voz, 'Hola, linda hija de *** . ¿Lo tomas por el c**?' Me puse de pie rápidamente y me di la vuelta. Yo estaba contra la mesa de masajes y él estaba contra mí, ojo con ojo. Casi tocándose, estaba muy cerca. Y dije: 'No es de tu incumbencia'. Y él simplemente me miró con una especie de mirada muerta y dijo: 'No puedes hablarme así'. Le dije: 'Bueno, no puedes hablarme así'.

La mujer continuó: "Él intentaba abrazarme desnudo, yo tenía que poner mis manos sobre el pecho para apartarlo. Le decía: ‘Yo no doy abrazos’. Era un asqueroso, parece que le gustaba que lo maltratara y un día dejé de recibir las llamadas".

La exmasajista comentó que durante dos meses acudió a atender las llamadas del príncipe Andrés, hasta que un día dejó de buscarla. 

"Creo que se le acabó la paciencia. Siempre trató de convertir la conversación en sexo o bromas sobre sexo", confesó. "Él era una plaga. Pero siempre fue a la manera de 'matrona y colegial'. Parecía querer que le dijera que se callara. Él era solo un asqueroso. Siempre les decía a mis amigas lo asqueroso que era".