El rey de Tailandia convierte a su concubina en "reina consorte"

El rey dio un nombramiento real a quien era su concubina, dándole un grado similar al de su esposa, la reina Suthida

rey tailandia, concubina tailandia, reina tailandia
(EFE)
Realeza Redacción 29/01/2021 11:32 Actualizada 11:33

El rey de Tailandia no para de sorprender con sus excentricidades. Este martes, Rama X -como también es conocido este monarca- ha dado uno de los regalos más polémicos a quien presentó como su concubina oficial, Sineenat Wongvajirapakdi: el rango de "reina consorte", lo que significa que compartirá agenda oficial y hasta el mismo nivel de preferencia que la misma reina Suthida, esposa del rey.

 sineenat rey tailandia

(EFE)

Sineenat 'Koi', de 36 años, estuvo envuelta en un halo de misterio cuando el año pasado desapareció del círculo cercano al rey tailandés y hasta se sospechó que habría sido asesinada por ser desleal al monarca y a su esposa, por supuestamente haber desobedecido ciertas normas.

Luego, en este año, otro escándalo rodeó la monarquía tailandesa por la filtración de fotos íntimas de la mujer que ahora es la "segunda reina", algunos rumores apuntan a que fue la misma reina Suthinda quien pudo haberlas enviado a la prensa a manera de venganza.

Leer también: Filtran imágenes íntimas de la concubina del rey de Tailandia

De acuerdo con el diario alemán "Bild", la hermana menor de Rama X, Sirindhorn, ha brindado todo su apoyo a Suthida, quien se encontraría desconsolada por el nuevo nombramiento, sin embargo, el medio informó que cuando la princesa le recordó a su hermano que la bigamia está prohibida en su país, el monarca encolerizó y la golpeó hasta enviarla al hospital.

rey tailandia concubina

(AP)  

Hasta el momento, no se ha visto a la reina Suthida. El cumpleaños de Sineenat fue celebrado con una ceremonia budista y el rey pidió la liberación de algunas aves y peces en el muelle real de Bangkok. Ambos acudieron vestidos con trajes azules a juego y bordados de oro. 

Leer también: VIDEO: El pianista Paul Barton calma a monos hambrientos con su música