Salma Hayek enseña a Angelina Jolie cómo es la tradicional "mordida de pastel"

La empresaria y productora mexicana Salma Hayek invitó a Angelina Jolie a cantar la tradicional "mordida, mordida" el día de su cumpleaños

salma hayek, bikini salma hayek, Francois-Henri Pinault
(AFP)
Noticias Redacción 03/09/2021 15:24 Actualizada 15:24

Este jueves, Salma Hayek cumplió 55 años y lo hizo como toda una reina: con cientos de felicitaciones, cobijada con el amor de su familia, amigos y millones de fans y, además, con los mejores deseos de quienes le admiramos, pero eso no es todo. La empresaria y actriz nacida en Veracruz compartió una foto con la que presumió que sigue tan guapa como siempre.

salma hayek  traje de baño

Salma Hayek se casó con el magnate francés François-Henri Pinault en el Teatro La Fenice de Venecia, en 2009, casi dos años después de su compromiso. La lujosa celebración tuvo un valor calculado en 3.5 millones de dólares, de acuerdo con CBS, y acudieron decenas de celebridades, así como notables empresarios y personajes de alta alcurnia.

salma hayek boda francois pinault

La mexicana que protagonizó la cinta "El callejón de los milagros" tiene tantos amigos que no es raro verla de fiesta o disfrutando de un momento especial. En esta ocasión, Salmita, como le dicen de cariño, compartió un video en el que se le ve feliz de la vida con Angelina Jolie para partir su pastel de cumpleaños, así como con su hermano Sami Hayek.

Leer también: Salma Hayek, de rojo: la mejor vestida de los Golden Globes 2021

cumpleaños salma hayek vestido azul

(AP)

"¡Mi hermano Sami y yo enseñándole a #angelinajolie como se hace la mordida!", escribió Hayek al pie del video, en el que también se ve a su sobrino Balthazar, hijo de Sami y de Daniela Villegas, diseñadora de joyería. Honestamente es imposible no sonreír con la escena.

Leer también: Luis Miguel y Salma Hayek, los premios Oscar que compartieron juntos

"Mordida, mordida, mordida", se escucha cantar a todos los invitados, incluyendo a Angelina, quien no aguanta la carcajada ante la travesura de enterrar la cara del cumpleañero, que con inocencia se acerca al pastel para inaugurar la repartición de tan sabrosas rebanadas.

¡Muchas felicidades, Salma!