Maki reconoce las pérdidas económicas para Juan Soler tras su divorcio

La actriz Maki Moguilevsky aceptó públicamente que Juan Soler salió perdiendo en su divorcio

Juan Soler, Maki Soler, Maki Moguilevski
(El Universal)
Noticias Redacción 18/08/2021 16:52 Actualizada 17:09

En las últimas semanas Maki Moguilevsky ha dado más detalles de cómo fue el proceso de separación de su exesposo Juan Soler, con quien duró 15 años casada. Aunque eran una de las parejas más seguidas del medio artístico y ellos mismos se veían juntos para toda la vida, Maki reveló durante su participación en el programa “Netas divinas” de Unicable, que es conducido por Daniela Magún, Natalia Téllez, Consuelo Duval y Paola Rojas, que ella atravesó una fuerte crisis de identidad cuando llegó a los 40 años y la cual fue uno de los factores que la llevó a separase del también actor.

“Me casé a los 28, tuve a mis hijas a los 30 y a los 40 tuve una hipercrisis de identidad, de sentir que me hacía falta vivir. Me divorcié porque estuve con esa crisis como a los 42 y eso me llevó a divorciarme”, dijo Maki hace unos días.

Ahora, la actriz que en este 2021 cumplió 47 años, volvió a abordar el tema de su divorcio con Juan Soler en el mismo programa y con las mismas conductoras, pero, en esta ocasión, reconoció que quien salió perdiendo en su divorcio fue él y no ella.

“A mí me fue muy bien, Juan es muy generoso conmigo y yo tengo una vida espectacular”, comenzó diciendo Maki quien se quitó el apellido de casada con el que era identificada. No obstante, continuó explicando: “Pero él perdió, él salió perdiendo. Siempre hay uno que sale perdiendo, yo no perdí nada, tengo mi vida como si siguiera con él y se lo agradezco y por eso lo digo, porque se merece que yo lo diga”, comentó Moguilevsky.

Juan Soler y Maki se conocieron en los pasillos de Televisa San Ángel en el 2002, cuando sus carreras estaban en su mejor momento en las telenovelas mexicanas. Llegaron al altar el 20 de diciembre de 2003 y en el tiempo que estuvieron casados procrearon a dos hijas: Mía y Azul. Tras convertirse en mamá, la actriz decidió que era momento de dejar su carrera y dedicarse totalmente a la crianza de sus hijas y a su familia.

“Dejé todo para acompañar a un hombre en su carrera y dedicarme a mis hijas, yo creo que es el mejor regalo que no tiene precio, que no se paga con nada que le he hecho a mis hijas y a Juan”, aseguró la actriz de origen argentino. Leer también: Maki habla de su divorcio de Juan Soler: "tuve una crisis de identidad, de sentir que me hacía falta vivir"

"Él se tuvo que ir sin sus hijas, sin su familia, a un departamento más chiquito a vivir otra vida, que tal vez no es la que él trabajó toda su vida para tener, porque es un hombre de trabajo… entonces digo: ‘Qué mal negocio’, y a mi me genera una culpa terrible porque él me dice: ‘quédate con todo’”, relató Maki. Leer también: Juan Soler y Maki: una historia de amor que parecía eterna