La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, decidió que en este tiempo electoral en el que está envuelto su país para elegir al próximo presidente, fue un buen momento para confrontar a Stephanie Winston por las revelaciones que ha hecho en los últimos meses sobre ella
Brando Alcauter
melania trump, donald trump, Stephanie Winston Wolkoff

(AFP)

Directo y a la yugular es como Melania Trump se le fue a la mujer que fue su amiga íntima desde 2003, Stephanie Winston Wolkoff, quien el pasado 1 de septiembre de este año publicó el libro “Melania y yo: el ascenso y la caída de mi amistad con la Primera Dama” y en el que revela aspectos importantes de la primera dama de Estados Unidos y su relación con su esposo Donald Trump.

Sin embargo, lo que más hizo enfurecer a la exmodelo fue que Stephanie grabó una conversación entre ellas sin su autorización y la difundió en el programa de Anderson Cooper en CNN hace unos días, casi a la par de que le diagnosticaron Covid-19 a la pareja presidencial.

A pesar de que en dicha grabación Melania se escucha preocupada e interesada por involucrarse en el tema de la separación de familias en la frontera, es evidenciada por la poca influencia que tiene en su esposo y el gobierno, pues le negaron el acceso y le ordenaron que se dedicara a la organización de la Navidad en la Casa Blanca.

 

Ante estos acontecimientos, la esposa de Donald Trump publicó en la página oficial del gobierno un texto titulado “Dale foco a nuestra próxima generación”, con el que acusó a los medios de comunicación de darle voz a personas "lascivas". “Una persona habló aunque apenas me conocía y alguien que se aferró a mí después de que mi esposo ganó la presidencia. Esta es una mujer que grabó en secreto nuestras llamadas telefónicas, soltando partes de mí que están fuera de contexto, luego escribió un libro de chismes ociosos tratando de distorsionar mi carácter”, aseguró Melania sin mencionar el nombre de Stephanie.

Para concluir con el tema, la primera dama sentenció en su texto que en realidad el libro que escribió su examiga es en una forma de culparla, debido a la ola de críticas que Winston Wolkoff recibió después de que se dieran a conocer los delitos financieros cometidos en la investidura presidencial de Trump el 20 de enero de 2017, evento que estuvo a su cargo. “Ni una sola vez miró dentro de su propio comportamiento deshonesto y todo en un intento de ser relevante”, sentenció Melania.

melania trump donald trump Stephanie Winston Wolkoff

(AFP)

melania trump, donald trump, Stephanie Winston Wolkoff