Prohíben a Masako estar presente en el ascenso de su esposo Naruhito como nuevo emperador

Si creías que por ser la próxima emperatriz estaría presente, te equivocas

(Agencias)
Realeza Redacción Clase 29/04/2019 17:27 Actualizada 17:33

Falta menos de un día para que la historia del mundo registre el ascenso de Naruhito como nuevo emperador de Japón y su esposa, la princesa Masako no podrá acompañarlo en tan importante actividad real. ¿La razón? Las leyes de su país no lo permiten. La única mujer autorizada en esta ceremonia se llama Satsuki Katayama.

Te interesa: Naruhito, el gran protector de Masako, la 'princesa triste' de Japón

Parece que los más de 20 años de matrimonio de Naruhito y Masako no tienen gran peso en este importante evento. De acuerdo con el diario estadounidense The New York Times, Satsuki Katayama es la única mujer en el gabinete de Shinzo Abe, primer ministro de Japón y, por ello, será la única mujer que podrá acompañar al nuevo emperador en su entronización.

El motivo por el que Masako tiene prohibido estar presente en la coronación de su esposo es debido a que ninguna mujer, incluso de la realeza, tiene permitido ver cuando el nuevo emperador recibe la vestimenta sagrada ni los otros regalos de gran valor que lo elevan al más alto rango dentro del imperio, el más antiguo del mundo. ¡Aunque sea su pareja de toda la vida! Las leyes japonesas son muy estrictas con las mujeres, royals o no.

Te interesa: Aún débil, la princesa Masako se convertirá en emperatriz de Japón

"Pero las prohibiciones van mucho más allá. A las mujeres no se les permite reinar en el trono. De hecho, las mujeres nacidas en la familia real deben dejar su título real una vez que se casan y ninguno de sus hijos puede estar en la fila del trono", según NYT.

Pero las cosas pueden cambiar.

En 2017 el parlamento japones aprobó la abdicación del actual emperador Akihito y, con ello, prometió estudiar posibles reformas para que las mujeres puedan seguir formando parte de la realeza una vez que se casan con un plebeyo "y otorgarles el derecho de cabeza legítima de las líneas de sucesión". Aunque esto no significara que estuvieran al frente de un imperio.

"La opinión pública también es muy favorable a permitir que las mujeres se sienten en el trono. En una encuesta realizada por The Asahi Shimbun, el segundo diario más grande de Japón, más de las tres cuartas partes de los encuestados dijeron que apoyarían a una mujer emperadora", según NYT.