Estados Unidos da inmunidad al príncipe Mohamed bin Salman por muerte del periodista Jamal Khashoggi

El polémico príncipe heredero Mohamed Bin Salman ya no podrá ser objeto de demandas por el asesinato de Jamal Khashoggi, periodista que lo criticaba en sus columnas

mohamed bin salman, periodista, estados unidos
(AP)
Realeza EFE / Redacción 18/11/2022 09:57 Actualizada 09:59

El polémico príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman ha recibido inmunidad de parte del gobierno de Estados Unidos, luego de que la CIA lo hiciera responsable por el asesinato del periodista y residente estadounidense Jamal Khashoggi. La prometida del reportero lo había demandado por la vía civil.

Según aseguró este viernes "The Washington Post", el ejecutivo de Joe Biden ha determinado que, en virtud del derecho internacional, el Príncipe es inmune a una demanda civil presentada en Estados Unidos por la prometida de Khashoggi y la organización de derechos humanos que esta fundó. 

La administración justificó la inmunidad en que es el "jefe de gobierno en funciones" de Arabia Saudita y lo hizo a través de una carta firmada por el asesor legal interino del Departamento de Estado, Richard C. Visek, enviada al tribunal de distrito en el que se había presentado el caso.

principe arabia saudita

(Mohamed bin Salman / AP)

El derecho internacional prohíbe a los tribunales de un país tomar medidas contra el jefe de estado de otro "mientras esté en el cargo", y el padre de Bin Salman, el rey Salman, lo nombró primer ministro en septiembre. Además, el texto recuerda que la constitución otorga al poder ejecutivo la potestad exclusiva para tomar decisiones relacionadas con la política exterior.

Según la CIA, está demostrado que Bin Salman, a quien un tiempo se le relacionó sentimentalmente con la actriz Lindsay Lohan, "aprobó una operación en Estambul para capturar o matar" al periodista saudí porque se le percibía como un disidente cuyas  actividades socavaban la monarquía.

Khashoggi escribió columnas para "The Washington Post" y otros medios que criticaban al príncipe heredero, quien, como gobernante de facto incluso antes de que su padre lo convirtiera en primer ministro, llevó a cabo duras medidas enérgicas contra rivales y disidentes.