La reina Isabel tuvo una casa de muñecas más grande que la de Stormi

Esta impresionante casa de juguetes ha sido el refugio de la familia real británica por más de 80 años

reina isabel stormi
Foto: Instagram, Youtube y El Universal / Agencias 
Realeza Zyanya Bolaños 15/02/2020 11:22 Actualizada 12:49

La familia real británica y la Kardashian Jenner tienen algo en común: ambas son fascinantes para millones de personas.Y esto no podría tener más sentido ahora que descubrimos que la reina Isabel tuvo en su infancia una casa de juegos mucho más grande e impresionante que la de Stormi, hija de Kylie Jenner. 

reina isabel de inglaterra

Hace poco, la millonaria deslumbró a sus seguidores por la fantástica casa de muñecas que su abuela Kris Jenner mandó a construir en su jardín para la pequeña Stormi. La pequeña que acaba de cumplir dos años, ha sido considerada la niña más mimada del mundo y que, incluso, ha llegado a hacerle desplantes a su propia mamá, quien la viste con prendas de alta costura.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compart

Pero ni toda la fastuosidad de Kylie Jenner y su hija se comparan a la impresionante casa de muñecas que se mandó a construir para la reina Isabel II y su hermana, la princesa Margarita, en 1932 y que fue apodada “Bwthyn Bach, o la Pequeña Casa Galesa”, un refugio para la pequeña Isabel y para su familia desde hace más de 80 años

De acuerdo con el Daily Mail, ubicada al lado sur de los jardines de Windsor's Royal Lodge, se encuentra esta cautivadora casa con su paredes blancas y su techo de paja. Fue diseñada por el arquitecto Edmund Willmott, quien ya había hecho una para su propia hija. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicaciónortesanos) el

La casa de muñecas mide 7x2 metros y tiene habitaciones de 1.5 metros, también cuenta con artículos en miniatura como libros, ollas, sartenes, latas de comida, escobas, productos comestibles en miniatura y hasta un teléfono a escala que funciona realmente.

casa de muñecas reina isabel

La princesa Beatriz, hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, fue la última que mandó a restaurar y darle mantenimiento a esta casita de juguete, en 2012 ofreció un pequeño tour por el interior, revelando así que su diseño interior es aún más bello e impresionante que el exterior, pues conservó el estilo de una pequeña cabaña galesa, pero dejando la elegancia del palacio de Buckingham.