La familia real británica y su relación con Melusina, la sirena que te inspira a beber café

El logo de Starbucks tiene un gran parecido con el personaje de una antigua historia que, cuentan, es la antecesora de todo el linaje de la realeza británica

melusina_leyenda_starbucks_realeza
Fotos: Agencias/ Wikimedia Commons
Realeza Redacción Clase 05/04/2019 09:32 Actualizada 09:47

Aunque parezca que Jacquetta de Luxemburgo es un personaje poco relevante en la historia de Inglaterra, la realidad es que su trascendencia radica en una leyenda sobre una mujer con cola de sirena: Melusina, criatura de la mitología celta que fue una inspiración para la marca de café que tiene presencia a nivel mundial: Starbucks.

Pero ¿cuál es la relación entre Isabel de Inglaterra y la sirena que ahora vemos en los vasos de bebidas elaboradas con café? Esta es la historia fantástica que podría unirlos:

La leyenda se remonta al siglo XIV, cuando el hada Pressyne se enamoró del rey Elynas de Albión -nombre con el que se conocía lo que ahora es Escocia-; ellos se casaron y tuvieron tres hijas: Melusina, Melior y Palatyne. La única condición de la relación era que el rey no viera a su amada durante el parto, promesa que él rompió y obligó a la divina Pressyne a llevarse a sus pequeñas a la isla perdida de Avalon.

Melusina, quien había cumplido 15 años, preguntó a su mamá por qué habían abandonado el reino pero al conocer la traición de su papá, buscó venganza con el apoyo de sus hermanas menores Melior y Palatyne.

Te recomendamos: Captan al príncipe Carlos en traje de baño y causa sensación por su estado físico

Cuando Pressyne se enteró de la crueldad de su hija, se le rompió el corazón y la castigó con una maldición: cada sábado, Melusina tomaría la forma de una serpiente de la cintura para abajo, algunas versiones indican que le salían hasta tres colas. El hechizo nunca se rompería e, incluso, podía empeorar, pues si la joven encontraba un esposo que aceptara nunca verla los sábados, conservaría el resto de los días de la semana su forma humana, pero si su amado la llegaba a ver con su cola de sirena, ella se transformaría en una serpiente alada hasta el Día del Juicio.

Cierto día, la mujer con cola de serpiente conoció a Raymond de Poitou, quien era un aristócrata medieval francés y quedó encantado por el espectacular rostro de Melusina enmarcado con su larga cabellera dorada.

Raymond y Melusina estaban muy enamorados, razón por la que él aceptó nunca verla los sábados pese a que ya estaban casados y tenían 10 hijos, de los cuales algunos nacieron con deformaciones por la sangre de hada que heredaron de la joven mitad serpiente.

Te recomendamos: Harry y Meghan se mudan a Windsor días antes de que nazca su bebé

Muchos años pasaron sin que hubiera problemas, incluso, cuenta la leyenda que la hija de Pressyne ayudó a que la región de Poitiers creciera gracias a la construcción del castillo Chateau Lusignana -el cual fue derribado por orden del conde de Blossac en el siglo XVIII- con la ayuda de un ejército de hadas, según The Noble History of Lusignana de Jean d'Arras.

Pero un día, el hermano de Raymond de Poitou comenzó a meterle ideas en la cabeza al aristócrata francés sobre una supuesta infidelidad, algo que explicaría las ausencias habituales de su esposa. Una noche espió a Melusina a través de la cerradura de la habitación en la cual ella se ocultaba.

Te recomendamos: Por esta razón la reina Isabel II celebra su cumpleaños dos veces al año

Fue entonces cuando descubrió la maldición de su enamorada, quien al instante se convirtió en una serpiente con alas, algunos dicen que era un dragón, y huyó casi de inmediato con lágrimas en los ojos y el corazón destrozado, pues al igual que su mamá, la habían traicionado.

 

Te recomendamos: A ellos les tocó ser los séptimos en la línea sucesoria al trono, igual que el bebé de Meghan y Harry

Los descendientes de Melusina cargaron con sus desgracias, pues el linaje de Luxembrugo -y por ende toda la familia real británica-, se dice, lleva su sangre en la venas, de acuerdo con el libro The King's Grave: The Search for Richard III, escrito por Philippa Langley y Michael Jones. Jacquetta de Luxemburgo que viene directamente de ese linaje fue acusada en 1469 de embrujar al rey Eduardo IV de Inglaterra.

La historia dice que el monarca se enamoró perdidamente de Elizabeth Woodville, hija de Jacquetta, pero se oponían al matrimonio entre ellos debido a que la joven no descendía de una familia de rango real; sin embargo ellos se casaron en secreto.

"Después de que terminó la Guerra de las Rosas, la hija de Elizabeth Woodville, Elizabeth de York, se casó con Enrique VII, el nuevo Rey Tudor de Inglaterra. Pasó su sangre infundida por magia a su hijo, Enrique VIII, y a sus hijos que gobernarían Inglaterra durante un siglo. Cuando los Tudor murieron con la reina Isabel I; los Stuarts también descendían de Henry VII y Elizabeth de York, a través de su hija, la princesa Margaret, que se había convertido en la reina de Escocia", se lee en el sitio Raker.com

Cuando el revuelo por la unión se suscitó, Jacquetta de Luxemburgo salió a la defensiva al decir que descendían de la diosa del agua tentadora, Melusina, y que ello era prueba de que su linaje era especial; desafortunadamente el argumento resultó desfavorable para ella, ya que la acusaron de haber embrujado al rey Eduardo IV para que se enamorara de Elizabeth.

Pese a todo su hija fue feliz al lado de su amado y años Elizabeth Woodville tuvo 12 hijos con Eduardo IV, entre ellos, Isabel de York y Eduardo V, quien fue el heredero al trono tras la muerte de su papá. Por esta razón, se piensa que la sangre de Melusina sigue en muchos de los monarcas de la actualidad.

Te recomendamos: El día que el rey Juan Carlos fue testigo de la muerte de su hermano

Esta dramática historia es en sí triste y ha sido relacionada con la película que Disney llevó a la pantalla grande: La Sirenita. Pero también muchos investigadores han visto el gran parecido del logo de Starbucks, marca que se fundó en Seattle, Estados Unidos, en 1971, ya que se trata de una mujer con dos colas de sirena; además lleva una corona, lo que hace referencia a la realeza británica que descendió de Melusina a través de los siglos. La propia marca de café ha explicado que la imagen está inspirada en una sirena de dos colas que aparecer en un antiguo grabado nórdico del siglo XVI.

Pero la familia real inglesa no es la única que ha sido relacionada con seres mitológicos, también el primer rey de Francia aseguraba que su herencia provenía de un dragón de mar. Es notorio que el origen de la realeza europea ha sido mezclada con historias que, hasta hoy, siguen  inspirando a la creación de cuentos y películas animados.

Te recomendamos: Sarah Ferguson y el príncipe Andrew ¿enamorados de nuevo?