La ex familia real de Italia exige al gobierno las joyas de la Corona

Emanuele Filiberto de Saboya, príncipe heredero de Italia de un trono que no existe, reclama al gobierno italiano las joyas que pertenecen a su familia

casa real, saboya, vittoria de saboya, italia
(Getty Images)
Realeza Jatziri Sánchez 27/01/2022 13:48 Actualizada 14:09

En una lucha de la antigua Casa Real de Saboya contra el gobierno de Italia hay en juego 300 millones de euros, pues los miembros de la exfamilia real exigen les sean devueltas las joyas que les pertenecieron desde años atrás.

De acuerdo con informes de "The Telegraph", los miembros de la ex casa real perdieron su colección de tiaras, aretes, collares y otros accesorios cuando se abolió la monarquía, en 1946. Y aunque aseguran que podrían regresar al trono, los jóvenes italianos parecen no tener interés en volver a tener una monarquía aunque sea figurativa.

familia real italia saboya monarquia italia

(Emanuele Filiberto de Saboya, nieto del último rey de Italia, su hija Vittoria y su esposa Clotilde Courau. Foto de 2004 / Getty Images)

Según reportes, en esta semana se celebró una reunión para tratar de llegar a un acuerdo entre el banco de Italia y los abogados de la Casa de Saboya, pero lograron nada.

"Italia debería hacer lo correcto y apropiado y devolver las joyas a mi familia. El valor monetario de las joyas no nos interesa. Lo más importante es el valor histórico y sentimental que tienen para la familia”, dijo el príncipe Emanuele Filiberto de Saboya a "The Telegraph".

vittoria de saboya reina italia

(Vittoria de Saboya, infuencer y futura reina imaginaria de Italia / Instagram)

Auque la familia está dividida entre varios miembros que aseguran tener línea directa con el antiguo trono, solo se reconoce a Emanuele Filiberto como el príncipe heredero.

El abuelo de Vittoria de Saboya, hija del príncipe Emanuele y futura reina de Italia, es Víctor Manuel de Saboya, a su vez hijo de Humberto II (último rey de Italia), y de la princesa María José de Bélgica, y quien en 2019 abolió la ley sálica para que la continuidad de su "reinado" no muriera y su nieta pudiera seguir con el legado de su monarquía. Reconocido como Víctor Manuel IV de Italia, solo tuvo un hijo, Manuel Filiberto de Saboya y quien a su vez no tuvo descendencia masculina.

"Italia es casi la única república del mundo donde la propiedad privada de la ex familia real todavía está en manos del Estado. Es vergonzoso. Incluso Rusia y Yugoslavia devolvieron posesiones privadas a sus miembros de la realeza", agregó el príncipe heredero.