Ella es Aiko, hija del próximo emperador de Japón y quien no podrá ascender al trono

También es conocida como "la princesa que nunca sonríe"; cuando su papá deje el trono, será un primo quien herede el poder

(Agencias)
Realeza Redacción Clase 22/04/2019 12:33 Actualizada 13:45

Aiko, la princesa Toshi, es la única hija del próximo emperador de Japón, Naruhito, y de la princesa Masako. Después de varios intentos, la pareja real japonesa logró un embarazo y fue de una niña, quien nació el 1 de diciembre del año 2001 en el hospital de la casa imperial en el palacio imperial de Tokio. 

La vida de la princesa no ha sido fácil como podría suponerse: Aiko sufrió bulliyng, casi muere por una neumonía, su mamá lucha contra la depresión y ansiedad y, además, su condición de niña la ha dejado fuera del trono como emperatriz por las leyes de su país que no aceptan a las mujeres en el poder.

La princesa tiene dos nombres, Aiko y Toshi, los cuales, fueron elegidos por sus padres. Aiko significa quien ama a los demás y Toshi significa quien respeta a los demás. La única hija de los próximos emperadores comenzó sus estudios en el jardín infantil de Gakushuin; posteriormente ingresó a la primaria pero hay informes que cuentan que la pequeña princesa sufría bullying de parte de sus compañeros, por lo que tuvo que dejar la escuela por un momento. Sin embargo, Aiko era una alumna brillante: a los 8 años ya conocía y escribía caracteres kanji, tocaba el piano, el violín y amaba la poesía.

De acuerdo con el foro Quora, se cree que Aiko fue acosada por sus compañeros de la escuela porque la trataban con mucha rudeza. Una vez que sus padres, el próximo emperador Naruhito y su esposa, la princesa Masako, atiendieron el problema y en la escuela se tomaron decisiones radicales con los niños que la maltrataban, la princesa japonesa pudo organizar fiestas en su palacio para limar asperezas con sus amigos.

Cuando la princesa Aiko cumplió 14 años comenzó a tener malestares estomacales y mareos, además de ansiedad por los exigentes exámenes escolares que debía presentar, así que la casa imperial japonesa entró en pánico por lo que pudiera ocurrirle a la frágil princesa debido a la experiencia que han vivido con Masako, mamá de Aiko, y quien ha estado en un cuadro de depresión y ansiedad desde hace varios años.

Te interesa: Aún débil, la princesa Masako se convertirá en emperatriz de Japón

De acuerdo con el Daily Mail, la princesa Toshi también es conocida como 'la princesa que nunca sonríe' y que debido a este incidente de salud se había ausentado -otra vez- por un largo periodo de la escuela. Para buena fortuna de los próximos emperadores, Aiko no tenía problemas serios de salud.

A la edad de 16 años y por primera vez, Aiko viajó sola y tuvo como destino Inglaterra para matricularse a un curso de verano en el prestigioso Colegio Eton, donde han estudiado los príncipes Willian y Harry y otros royals de Europa. De acuerdo con la agencia EFE, la princesa "abordará compartirá su dormitorio con otros estudiantes. El curso combina la educación sobre la cultura británica y el idioma inglés". 

Debido a que su padre ascenderá al Trono del Crisantemo el próximo 1 de mayo, era de esperarse que la princesa Toshi se convertiría en heredera, sin embargo, las leyes japonesas aún no aceptan a las mujeres en cargos de poder dentro de su realeza. Esta fue una de las razones que orillaron a la princesa y futura emperatriz Masako a un cuadro de depresión y ansiedad, pues no logró ni lograba quedar embarazada de un bebé de sexo masculino y, por ello, el futuro de la monarquía de Japón estaba en riesgo. Para su fortuna, su concuña dio a luz a un niño y, entonces, el siguiente emperador está asegurado.

Si la princesa Aiko se llegara a casar con un plebeyo, ella perderá todos los títulos reales y deberá vivir fuera del palacio japonés, aunque el gobierno le daría una fuerte cantidad de dinero para que siga viviendo de acuerdo a sus costumbres.

Te interesa: Mako, la princesa japonesa que renunciará a la realeza por amor