En las mesas de La Table Krug hubo jamón de todos los tipos.