Ximena Sariñana nos revela cómo es su vida en el balance de ser artista y mamá de Franca

La cantante acaba de estrenar el sencillo 'Cobarde' de su disco Dónde Bailarán Las Niñas y nos cuenta cómo fue grabar el video en Yucatán

(REVISTA CLASE)
Gente con clase Aracely Garza 21/03/2019 11:59 Actualizada 11:59

Ximena Sariñana se encuentra en una etapa que le encanta. Se siente feliz, plena, libre y emocionada con todo lo que viene este año. Aunque no suele compartir su vida detrás de los escenarios, la cantante nos revela cómo fue la grabación de Cobarde, su  nuevo sencillo en el que le canta al desamor pero desde un punto de vista de empoderamiento. Con tres semanas de haberlo lanzado, el video ya suma más de dos millones de visualizaciones.

Para la grabación Ximena viajó a Yucatán, pues quiso que en el video hubiera mucha naturaleza e increíbles paisajes, los cuales encontró y regresó fascinada a la ciudad. Aunque ya había visitado el estado y algunos de sus cenotes, nos cuenta que no conocía en los que estuvo para el primer día de la filmación del tema, ubicados en el pueblo de Homún, un paradisíaco lugar ubicado a 55 kilómetros de Mérida, y es que los cenotes de ese lugar se caracterizan por sus impresionantes aguas cristalinas.

En uno de ellos, en Tza-ujun kat, fue donde la producción -bajo la dirección de Joaquín del Paso- comenzó el rodaje.  “Me dieron una grandísima sorpresa y me impresionaron. Hay una gran cantidad de cosas qué hacer y ver allá”, nos dijo la cantante en exclusiva para REVISTA CLASE.

Ya una vez grabadas las escenas en este lugar, Ximena y su crew se dirigieron a San Crisanto, en la costa del estado. Ahí grabó las partes del video en las que aparece en un vestido rojo y caminando por las salineras. Además, en sus ratos libres, disfrutó de varios platillos típicos de Yucatán que, además aseguró, son su comida favorita: la sopa de lima, el lechón y frutos como el zapote. 

“Es un tema con el que muchas nos podemos identificar ”, nos comentó sobre por qué escogió este tema para su álbum. “Me encantan las canciones que hablen de amor pero a veces siento que me hacen falta que hablen desde un lugar de empoderamiento, en  donde le exiges a la persona con la que terminas que dé la cara. Desde el momento en el que la escribí supe que iba a conectar con mucha gente”, afirmó.

Y es que la hija del cineasta mexicano Fernando Sariñana decidió, además, que todo el disco estuviera enfocado en temas de empoderamiento de la mujer. “Se puede ver también en las colaboraciones que tengo en el disco, que son con puras mujeres, quienes también son grandes representantes femeninas en sus rubros y sus géneros. Que están rompiendo barreras, que admiro muchísimo y que quería que estuvieran conmigo en el disco”, nos dijo. 

Entre las artistas que colaboraron estuvo Francisca Valenzuela, de origen chileno. Para el segundo día de filmación, la también actriz de películas como Amarte Duele regresó a San Crisanto a las 4:30 de la mañana pero esta vez para filmar en el manglar. Se detuvieron además en la carretera que va desde San Crisanto a Telchac Puerto para realizar algunas tomas, así como en el muelle de esta población.

 

Para concluir con la filmación, eligieron un hotel abandonado cerca del puerto de Telchac y esperaron al atardecer. Ahí se llevó a cabo un juego de espejos que le dieron mucha luz a la escena. 

Nueva etapa como mamá de Franca 

Además de platicar sobre el behind the scenes de su nuevo sencillo, le preguntamos a Ximena si el convertirse en madre por primera vez hizo que se inclinara por el título del disco y los temas de empoderamiento femenino, a lo cual responde: “Es el momento por el que estoy pasando en mi vida. Estoy muy conectada con mi feminidad por la maternidad, por tener una hija y estar pensando en ella y su futuro. Es una reflexión de todos estos temas. También porque nunca me había sentido tan segura de mí misma, tan feliz con lo que estoy haciendo y tan concentrada en simplemente ser, divertirme y pasarla bien. No estar pensando en el qué dirán. Creo que es un espacio muy sano para estar, como mujer”.

Ella llevó su embarazo de una forma muy discreta y nunca anunció el nacimiento de su hija, que en cuestión de semanas cumplirá un año. Así sucedió también cuando se casó en secreto, en abril de 2016, con Rodrigo Rodríguez, y los detalles los dio a conocer el cantante Kalimba, de forma accidental. 

Del esposo de Ximena poco se sabe y en algunos medios se le describe como un creativo que también está involucrado en la industria musical. Agregó que le ha ido muy bien balanceando el ser madre y artista, aunque confiesa que sí ha sido muchísimo trabajo. Este año además empezará una gira luego de participar en el Vive Latino, Pa’l Norte, Estéreo Picnic, entre otros. Como parte de su gira internacional se presentará en Estados Unidos, Argentina, Chile, Perú y España. 

Y, ¿cómo le va a hacer para cuidar de Franca y cantar en todos estos eventos?: “Pues me la llevo”,  contesta riendo. “Ya es una pequeña guerrerita que está muy acostumbrada a los conciertos, a las televisoras, a la radio. Ha sido un experimento ver cómo nos vamos acomodando y por suerte nos acomodamos súper bien. Obviamente ella es mi prioridad número uno, estoy siempre pensando en ella”, aseguró.

Sin duda, ahora que es mamá, le encantaría poco a poco cambiar el panorama en la industria musical y en general para las mujeres para que cuando Franca crezca se enfrente a una realidad distinta, con muchas más oportunidades. “Lo trato de hacer
con el ejemplo, haciendo música que nos ponga en un punto de vista de empoderamiento. Me siento una mujer muy empoderada y mis canciones hablan del amor y del desamor, vistos desde desde ahí.  Y creo que eso es básico y esencial para cambiar la narrativa de las mujeres en la música y en general. Siento que en mi generación y en mi rubro hay muy buenas exponentes haciendo canciones y llevando sus carreras, teniendo libertad creativa, son dueñas de sus propias vidas. Es increíble. En México tenemos a Natalia Lafourcade, a Julieta Venegas y Carla Morrison. En Latinoamérica a Mon Laferte, a Francisca Valenzuela. Son grandes ejemplos a seguir y estamos constantemente poniendo nuestro granito de arena para cambiar el panorama y abrirle las puertas a las que vienen después que nosotras”, nos dijo Ximena.

La artista nominada a los Grammy pensó no solo en su hija, si no en todas las niñas del mundo para crear este disco, así como en su propia historia y en todas las relaciones que ha tenido con mujeres. “Es este estado, para mí tan importante, de libertad
y de divertirte como mujer. En un espacio donde te sientas feliz, segura y aceptada tal como eres. Quise hacer un disco que reflejara eso. Un soundtrack para mujeres y niñas con el que se sientan representadas y cómodas”, finalizó.