La octava temporada de Game of Thrones, la más cara de toda la serie

Se dice que algunos de sus protagonistas llegaron a cobrar hasta 1 millón de dólares por capítulo

game_of_thrones.
Foto: El Universal/ Agencias 
Gente con clase Zyanya Bolaños 12/04/2019 12:04 Actualizada 12:41

Para llevar a la pantalla chica una historia tan precisa, llena de detalles, grandes personajes y fantasía como Game of Thrones, se necesitó del talento de cientos de colaboradores y de un gran presupuesto, pues esta serie podría ser considerada como una de las producciones más caras de la historia.

Al principio,  las dos primeras temporadas tuvieron un presupuesto de 6 millones de dólares, según reportó E! Online en 2014, pero tras su éxito arrollador, los productores de Games of Thrones insistieron a los inversionistas de HBO para que incrementaran sus presupuestos con el fin de poder costear los vestuarios, efectos especiales, los sueldos de los cientos de extras y el de los tres protagonistas de la serie.

Sin embargo, el gran cambio ocurrió entre la temporada sexta y séptima, pues pasó de 6 millones a 10, ya que de la misma forma que llegó el éxito a Games of Thrones, también el aumento de los sueldos.

De acuerdo con GQ, no todos los actores de esta serie ganan lo mismo, pero se rumora que los principales, Kit Harington, Emilia Clarke y Lena Headey ganaban 1 millón de dólares por capítulo de la temporada final; mientras que  Sophie Turner y Maisie Williams cobraron solo USD 150 mil .

El mismo portal en Internet, asegura que para la última y octava temporada, el presupuesto tuvo un incremento, producir cada uno de los capítulos de la última temporada costó alrededor de 15 millones de dólares.

Se asegura que las primeras temporadas de Game of Thrones tenían un presupuesto de entre 60 y 70 millones pero si hacemos la suma de los 15 millones que se gastaron los productores por capítulo en la última temporada nos arroja un aproximado de 90 millones de de dólares, nada mal para ser una de la producciones televisivas más vistas de la generación, y según la BBC “es el programa más visto en el mundo”.