Ellos son los empresarios millonarios que donarán para la reconstrucción de la catedral de Notre Dame

El esposo de Salma Hayek fue el primer en sumarse a la iniciativa al prometer 100 millones de euros

millonarios_donaciones_notre_dame
Fotos: Agencias
Gente con clase Redacción Clase 16/04/2019 18:58 Actualizada 19:22

La reconstrucción de la catedral de Notre Dame que recientemente sufrió un grave incendio no será una tarea fácil para Francia, pero es tal su valor arquitectónico e histórico que empresarios como Francois-Henri Pinault, Bernard Arnault y la familia Bettencourt Meyers anunciaron que donarán parte de sus cuentas millonarias para recuperar este monumento de valor mundial.

Francois-Henri Pinault

El magnate es dueño del grupo Kering, al cual pertenecen las reconocidas marcas de moda Yves Saint Laurent, Gucci, Balenciaga y Alexander McQueen, Bottega Veneta, Brioni Roma, Boucheron, Pomellato, DoDo, qeelin, UN, GP y Kering Eyewear

El esposo de Salma Hayek, con quien tiene un hija en común de nombre Valentina, pertenece a una de las familias más acaudaladas del mundo. Su papá es Francois Pinault y tiene una fortuna de 37 mil millones de dólares aproximadamente, lo que le dio el lugar número 23 en la lista de billonarios que realiza Bloomberg, lugar que podría ocupar en un futuro Francois-Henri, ya que es el heredero de este imperio y el presidente de todas las empresas del conglomerado desde 2005, de acuerdo con la BBC.

Te recomendamos: ¿De qué empresas es dueño el esposo de Salma Hayek?

Además de Valentina, el empresario tiene un hijo con la modelo Linda Evangelista, August, y de su primer matrimonio con  Dorothée Lepère nacieron Francois y Mathilde.

Al año, grupo Kering genera 15 mil 300 millones de dólares en promedio, pues además de las marcas de moda tiene otros negocios como la casa de subastas Christie´s, la marca de ropa deportiva Puma, el equipo de futbol francés Stade Rennais, una compañía de yates, viñedos y hasta un teatro en la capital francesa.

Por si fuera poco, la familia del multimillonario también es propietaria de una vasta colección de arte, de la cual destacan cuadros de Picasso, Mondrian y Koons, lo que demuestra su amor por la cultura, de hecho, su fundación maneja dos museos en Venecia, Italia, y dos galerías de arte en París, así como la revista Le Point.

Los Pinault ofrecieron 100 millones de euros para los trabajos de restauración de la iglesia que se ubica en el centro de París, ellos fueron los primeros en anunciar una cantidad tan grande tan solo unos minutos después de que el presidente francés Emmanuel Macron dijera que toda la nación levantaría la catedral de Notre Dame.

Te recomendamos: Estas son las marcas de moda que se unieron para restaurar Notre Dame

Bernard Arnault

Es el hombre más rico de Europa y el tercero a nivel mundial según Bloomberg Billionaries Index. Su fortuna es de 64 mil 400 millones de dólares y destinará 200 millones de euros para los trabajos de restauración de Notre Dame.

“La familia Arnault y grupo LVMH, solidarios con esta tragedia nacional, se unen a la reconstrucción de esta extraordinaria catedral, símbolo de Francia, de su patrimonio y su unidad”, expresó el empresario a través de un comunicado.

Arnault es presidente del grupo LVMH, el cual se creó en 1987 tras la fusión de Louis Vuitton y Moët Hennessy, marcas que a su vez incluyen verdaderos iconos de la moda como Christian Dior, Emilio Pucci, Fendi, Givenchy, Kenzo, Louis Vuitton, Marc Jacbos, Bulgari, Sephora y Thomas Pink, entre otros, de acuerdo con información de EL UNIVERSAL.

Según Vanity Fair, hace dos años, este poderoso empresario logró recaudar 42 mil 700 millones de euros a partir de sus 6 divisiones mercantiles: moda y marroquinería, cosmética y perfumería, relojes y joyería, licorería y las compras minoristas, ya que son dueños de un pequeño porcentaje de Carrefour y Hermés.

El lado artístico de Bernard Arnault destaca por su colección de piezas de arte de Warhol, Picasso, Hirst y Basquiat, según información de la BBC.

Arnault se ha casado en dos ocasiones. Su primer matrimonio fue con Anne Dewavrin, con quien tiene un hijo de nombre Antoine -actual director de comunicación de Louis vuitton y director ejecutivo de Berluti-, y una hija, Delphine -administradora del grupo LVMH desde 2004-. Además, tienes otros tres hijos: Alexandre, Frederick y Jean, quienes son fruto de su amor con Hélène Mercier-Arnault, su actual esposa.

El hecho de que Arnault ofreciera una donación para Notre Dame causó revuelo, pues lo hizo justo después del anuncio de la familia Pinault con quienes tiene una historia de rivalidad al ser dueños de los conglomerados más importantes del mundo.

Te recomendamos: Carlos Slim y Germán Larrea Mota Velasco entre los hombres más ricos del mundo con Jeff Bezos

Los Bettencourt-Meyers

La familia que dirige el grupo L'Oréal también se ha sumado a la causa y ofrecieron 200 millones de euros para reconstruir la catedral de Notre Dame. La fortuna de la empresaria fallecida Liliane Bettencourt, que le fue heredada a su única hija Francoise Bettencourt-Meyers y los hijos de ésta, en 2017 se estimaba en más de 33 mil millones de euros.

De acuerdo con el sitio web de la marca, en 2018 tuvieron un crecimiento del 7.1%, su mejor récord en 10 años, pues hubo una derrama económica de 26.9 mil millones de euros.

Francoise Bettencourt-Meyers se ha mantenido un alejada del mundo mediático, incluso, el medio español El País la describe como una mujer tímida que se escuda tras una gafas de sol y no es conocida por alguna extravagancia.

Ella se casó en en 1984 con Jean-Pierre Meyer, hijo del rabino Neuilly y nieto de un hombre que murió en el campo de concentración de Auscwitz durante la Segunda Guerra Mundial. La heredera del imperio de L'Oréal tiene 2 hijos, Jean-Victor y Nicolas, a quienes ha decidido criar como judíos para seguir la tradición religiosa de su esposo.

Sin embargo, Francoise Bettencourt-Meyers estuvo en boca de todos durante una temporada tras la denuncia que interpuso en contra del actor y fotógrafo Francois-Marie Banier debido a que, consideraba, se aprovechaba de la fortuna de su mamá.

En aquel entonces, según El País, la multimillonario declaró que su progenitora era mentalmente inestable para dirigir las finanzas de la familia, ya que padecía de Alzheimer y demencia. Estas declaraciones poco a poco comenzaron a fracturar la relación entre ellas al grado de que Liliane describía a su hija como alguien “insoportable”.

A raíz de ese conflicto, Liliane Bettencourt decidió dividir la herencia entre su hija y sus dos nietos, por ello a éstos últimos se les considera como los verdaderos herederos de la empresa familiar.