Nuestras heridas pueden ser un catalizador que nos impulse a ser mejores personas o un pozo que nos hunda, dependiendo de cómo las afrontemos. (Foto: Especial)

 

“Hace mucho tiempo aprendí que para curar mis heridas necesitaba tener el valor de enfrentarlas”, Paulo Coehlo

Nuestras heridas son creadas por experiencias que vivimos en la infancia. Lisie Borbeau menciona cinco heridas primarias: herida de rechazo, de abandono, de humillación, de traición y de injusticia. Habremos sufrido algunas o todas; sin embargo, hay una que prevalece por encima de las demás. Estas cicatrices se abren cada vez que se presenta una situación que hace evidente cuál es tu dolor primario.

Por ejemplo: Una persona que sufrió abandono por sus padres, podría estar repitiendo el patrón, ya sea siendo abandonado por sus parejas o amigos o siendo él/ella [email protected] quien los deja para evitar el dolor de sentirse desamparado. O por el contrario, hacer consciente que el abandono es uno de sus retos y dedicarse a rescatar a perros maltratados e incluso laborar en una fundación que apoye este objetivo.

Y no solamente se trata de reconocerlas, sino de hacer algo con ellas. Puedes estar yendo por años a una terapia a llorar porque fuiste [email protected] y seguir lastimándote. Esto solamente hace que te sientas peor, que te des lástima y la herida se hace más profunda y dolorosa, como si le echaras limón.

Otra forma de evadir las heridas es vinculándote con personas que en vez de ayudarte a crecer, te lamen la herida para que aparentemente no te duela; sin embargo, cada vez se hace más grande.

Las relaciones interpersonales y sobre todo las íntimas, te presentan la mejor oportunidad de curarte. Ya que te pueden mostrar exactamente cuáles son las áreas de tu vida en las que tienes que trabajar para ser mejor persona.

Contrario a lo que creemos, quienes representan un reto y “detonan” nuestros botones, son los que nos pueden ayudar a transformarnos. De hecho, la mejor manera de crecimiento la tenemos a través de la socialización, ya que de lo contrario, si no ves a nadie, seguramente puedes creer que estás mejor, pero no es así, ya que no estás dando los pasos para crecer y transformarte en un mejor ser humano.

Sí, pudiste haber vivido situaciones muy tristes en tu infancia, pero éstas no determinan quién eres. Tu grandeza la experimentas cuando eres capaz de hacer algo con aquello que te sucedió, cuando te das cuenta que eres más que tus heridas.

 

roberta carriles, the bright side

(Pexels)

Estoy muy contenta, hace semanas en que elegí que mi vida fuera una aventura y siguen “apareciendo” posibilidades que se conectan con esa energía. La semana pasada Laleh Hancock, con quien tomé y traduje la clase de “Líderes del mañana” en Frankfurt hace un par de meses, me invitó a traducir su clase “Negocios Hechos Diferente” que daría en Budapest.

Esta vez fue tan rápida la invitación, que no tenía tiempo de volar para estar de manera presencial. Sin embargo cuando me lo planteó fue tan divertido para mi, que inmediatamente dije que sí, con todo y que el horario que me tocaría sería de 2:30 a 10:30 am durante tres días. Todo fue mágico. Y debo contarte que la misma situación que estaba viviendo, era precisamente de lo que se trataba la clase.

roberta carriles, roberta carriles blog, bright side

Yo había tomado esta clase en julio con Simone Milasas, la creadora de este programa y tenía muchas ganas de obtener mi certificación para dar algunos talleres acerca del tema, que me parece fascinante, pero no sabía cómo. Fue tan grande mi deseo, que de pronto se presenta esta oportunidad, con la cual cumplía los requisitos para mi certificación.

El tema de negocios me parece fascinante, ya que el planteamiento aquí es que tu principal negocio es tu vida, con todas sus áreas y no solamente un trabajo o una empresa y ya desde ahí, la perspectiva es totalmente distinta a lo que normalmente pensamos que es o tiene que ser un negocio.
Laleh tiene un estilo de facilitar que me abre a muchas posibilidades, integra a tu cuerpo, a tu voz, a tus relaciones de manera que la clase fue muy completa y divertida.

Uno de los temas que me gustaría abordar el día de hoy es acerca de los puntos de vista que tenemos acerca de que solamente podemos tener una sola fuente de ingreso y que por lo general es solamente a partir de un negocio o trabajo con un horario regular. Y la verdad es que tenemos la capacidad de tener múltiples formas de ingreso, simplemente dándonos cuenta de cuáles son nuestros talentos y habilidades y lo que es fácil hacer para nosotros y que por lo mismo no apreciamos, ya que creemos que cualquiera podría hacerlo.

Por ejemplo, si te gustan los perros y te encanta sacar al tuyo ¿qué tal que pudieras aprovechar los paseos y sacar también a pasear a los perros de tus vecinos y recibir dinero extra por eso? Es así de fácil. O por ejemplo, la manera en la que yo empecé a traducir fue algo muy chistoso. Conocí a un facilitador que estaba organizando un evento mundial y me preguntó que si yo conocía a alguien quien pudiera traducir al español unos videos en vivo. Hicimos un Facebook live invitando a personas a participar y nadie apareció. El evento era esa misma noche, así que dije: “Yo lo hago”, no estaba segura de poder hacerlo “perfecto”, y con todo y todo me aventé.

Y me di cuenta de que tenía esa capacidad de traducir simultáneamente y que además a las personas les gustaban mis traducciones. Así fue como añadí una actividad más a mi vida y que me ha traído muchos regalos como este. ¿Cuántas cosas son tan fáciles para ti que no has considerado y que podrían abrirte a posibilidades inimaginables para tener la vida que deseas?

¿Quieres cambiar tu vida? ¿Estarías [email protected] a hacer algo distinto? 

 

the brigth side, roberta carriles

Por lo general cuando deseamos mucho algo, ponemos toda nuestra atención en eso: ya sea una persona, un negocio, una relación, un trabajo… Esto lo que hace es que quitemos “oxígeno” y sofoquemos cualquier posibilidad. ¿Te has dado cuenta de esto? Amamos tener el control de las cosas porque nos han dicho que teniéndolo es como las cosas suceden y no hay mentira más grande que esto. El control es algo que limita en vez de expandir.

Si de verdad nos damos cuenta de que el Universo es infinito y que existen millones de opciones distintas a las que conocemos o nos dijeron y si realmente estamos dispuestos a reconocer esto, dejaremos de usar el control en nuestras vidas. Una relación, un negocio, un trabajo son entidades distintas a nosotros y tienen una consciencia propia, aunque no lo creas. Tal vez en un inicio surgió de ti, tú [email protected] creaste. Y en ese momento ya puede seguir un camino incluso distinto a lo que tú habías pensado.

 

Eso es lo que no se toma en cuenta. Por ejemplo: una persona crea un negocio y “decide” que va hacia un lado en específico, en el proceso puede ser que el mismo negocio “quiera”, por así decirlo, expandirse hacia otro lado y en vez de seguir esa energía, el fundador insiste en llevarlo por un camino específico y es como si en algún lugar “matara” ese proyecto. Los negocios más fructíferos, son aquellos que son “escuchados” y que van buscando más y más posibilidades cada vez. Por otro lado ¿has escuchado alguna vez que en una relación hay 3: tú, el otro y la relación? Es lo mismo que lo que hablé con el tema de los negocios. La relación también tiene una consciencia propia y puede crear mucho para los involucrados si pones atención y sigues la energía que te está indicando. Muchas veces la relación pide cierta distancia, por ejemplo, de manera que cada uno tenga un espacio para crear más en sus propias vidas. Y no se lo permiten por juicios y puntos de vista de lo que crees o te han dicho que tiene que ser. Resultado: “matas la relación”.

Una herramienta que me fascina es la de estar [email protected] a perderlo todo y todo es TODO. Cuando estás en esa disposición, precisamente le metes aire, por así decirlo a lo que sea que desees y es cuando se abren todas las infinitas posibilidades. ¿Y qué hacemos? Por lo general todo lo contrario.
Hace poco viví una situación que no era precisamente la energía de lo que yo quiero para mi vida. Hice preguntas y finalmente elegí dejar que fuera la misma circunstancia la que me llevara a posibilidades. Estuve dispuesta incluso a dejarla ir. Y fue precisamente en ese momento, cuando todo empezó a fluir y acabé recibiendo más en oportunidades de lo que se me hubiera ocurrido. 

 

Este fin de semana tomé una de las clases más padres de mi vida. Ha sido tanta la revolución que se creó en mi vida, que no he podido poner en palabras lo que sucedió.

Estamos tan inmersos en la pesadez del mundo, que cuando se nos presentan posibilidades de tener una vida con facilidad y gozo, nuestra mente brinca tratando de entender eso. ¿Cómo que facilidad y diversión? Si desde que nacemos escuchamos que aquí todo cuesta trabajo y tiene que doler para que funcione.

Desde niña me parecía absurdo todo eso, sin embargo creía que yo estaba mal, ya que lo que veía a mi alrededor era complicado y aunque algo me decía que las cosas podrían ser distintas, me juzgaba porque creía que yo estaba mal.

He visto la magia con mis propios ojos, es más, la he creado. Y han sido tantas mis ganas de invitar a los demás a vivirla, que muchas veces en el camino me he agotado y desanimado porque me encuentro con que hay mucha resistencia.

Lo que me di cuenta en estos días, una vez más, es que muchas personas no tienen ganas de cambiar y que pondrán todos los pretextos posibles para ver cómo no se puede. Sin darse cuenta que es mucho más difícil mantener esos puntos de vista que realmente soltarse y abrirse a la maravilla de las posibilidades que nos da el Universo.

Estoy segura de que lo que estoy diciendo aquí, tal vez no te suene extraño. Que muchas veces en distintas áreas de tu vida has visto algo, que fue tan fácil y esclarecedor para ti, que creíste que cuando lo expresaras sería igual para todos y te encontraste con barreras y juicios de que estabas [email protected]

Estos días hice una demanda: que no me importaría cómo fuera, ni cómo se viera, yo estoy dispuesta a probar esto que escucho y escucho constantemente de otras personas que han elegido la alegría de vivir, la facilidad.

Y que precisamente en ese camino, no me detendré a jalar carretas ni a convencer a nadie de que sí se puede. En realidad muchas veces caemos en las historias que nos cuentan de que no se puede, cuando en realidad es que quien las dice, en realidad no tiene ganas de salirse de ahí.

Muchas personas me ven como un bicho raro y sí, lo soy. Tan raro como lo puedes ser tú que lees esto. El tema aquí es que cada vez que pones esa distancia entre tú y yo, te separas de la potencia que tú realmente eres.

Cualquier cosa que puedas reconocer en alguien, que resuena en ti, es porque tú eres eso también. De otra manera no podías haberlo reconocido. Todo lo que te digas al respecto son pretextos para no elegir tu potencia. Y no es que estés mal, ni que el otro esté bien.

Son simplemente elecciones distintas.

Hoy demando más facilidad en mi vida, más paz, menos “rollos”, no limitaciones que muchas veces yo misma he creado por invalidar lo que sé que es posible.

Y me encantaría que tú pudieras ver esa chispa en ti. Tu punto de vista crea tu realidad. ¿Qué realidad quieres vivir?

 

 

 

blog the bright side, roberta carriles

Somos seres infinitos y como tales tenemos una capacidad de percibir, saber y recibir. Nuestra potencia va más allá de todo lo que nos han dicho que somos o incluso de todas las limitaciones que tenemos de nosotros mismos. Con frecuencia nos detenemos porque “tenemos” miedo o duda, sin embargo,
ninguna de las dos es real. ¿De verdad crees que un ser infinito las tendría? 

Muchas veces tomamos esto de los demás y lo que sucede es que no son nuestras, sino que las percibimos de las proyecciones de otras personas. ¿Te ha pasado que tienes una gran idea en tu trabajo, por ejemplo, y que la platicas con tus colegas en una junta y sales [email protected] [email protected]? ¿Qué tal que lo que sucede es que percibes lo que [email protected] están proyectando en ti? ¿Qué tal que nada de eso tiene que ver contigo? Cuando algo es verdad para ti, tu cuerpo se siente ligero y expandido, cuando algo es mentira, sucede lo contrario, te contraes y sientes pesadez.

Entonces ¿cómo fue que de pronto algo que era maravilloso se convierte en algo lleno de obstáculos? Y nos pasa desde niños, cuando somos pequeños no existen las limitaciones, todo es posible. Pero nos van enseñando que no vamos a poder, incluso, hasta nos pueden decir que estamos locos o que estamos inventando y poco a poco nos vemos envueltos en este mundo de limitación. Y quien nos lo dijo, a su vez es porque también lo recibió de alguien más… El ser consciente te permite observar lo que sucede a tu alrededor y elegir lo que es verdadero para ti, sin importar lo que alguien más piense o concluya. Si es verdadero para ti y sabes que es posible, ¿para qué comprar esos miedos y dudas que ni siquiera son tuyos?

Tu potencia va más allá de lo que incluso tú [email protected] pudieras haber imaginado y solamente está en ti reconocerla y salir adelante. ¿Qué tal que toda esa pesadez que estás sintiendo en tu cuerpo no fuera real? ¿Qué tal si la devolvieras a quien le pertenece? Y esto se hace de una manera muy sencilla: simplemente dices: “todo esto que no es mío, lo devuelvo a su remitente con consciencia adherida”. Esto es que lo regresas en forma de energía neutral, ni buena ni mala. 

¿Cuánto tiempo llevas haciéndote [email protected] para que puedas encajar en el mundo de los demás? ¿Cuánto podrías contribuir a la humanidad y al mundo si invitaras a los demás a ser esa potencia? ¿Habría competencia? No, porque solamente con miedo y duda existe la competencia. Si cada uno de nosotros reconociéramos lo que somos, no habría motivo para tratar de aplastar a los demás, simplemente sería algo natural. Estarías [email protected] a reconocer toda esa potencia que eres?

“Movimiento es el paso de la potencia al acto.” Aristóteles

roberta carriles, the bright side

¿Cuántas veces has dicho que te gustaría tener una vida diferente y sin embargo sigues haciendo lo mismo todos los días? Nos han hablado muchos años acerca de tomar decisiones, y muchas de ellas nos cuestan mucho trabajo debido a que por lo general buscamos lo correcto, hacer las cosas bien y no equivocarnos. Ah, y sobre todo, si ya decidiste, ni modo, te aguantas y ahí te quedas…

Si percibes la energía de la palabra “decisión” es densa, debido a esta estructura e inamovilidad que representa. Ahora hazlo con “elección” ¿es más ligera? Una elección es algo que puede moverse, que puede cambiar. Si en nuestra vida nos acostumbramos a elegir en lugar de tomar decisiones tendremos más alegría y todo se volverá más fácil. 

Y te preguntarás ¿y si me quiero quedar con alguien o en algún sitio por mucho tiempo? Muy fácil, elígelo y vuélvelo a elegir las veces que quieras. Imagínate que estás en un trabajo y que todos los días lo eliges. ¿Cómo va a ser tu día? O en una relación en la que en cada momento se vuelven a elegir durante el tiempo en el que los dos lo deseen. Esto es mucho más dinámico, le puedes meter más creatividad, más alegría. Ahora pongamos esto en tu vida diaria. ¿Todos los días te levantas y haces la misma rutina? ¿Qué tal que la cambiaras? ¿Qué empezaras por el baño en vez de por el café y al día siguiente por pasear a tu perro?

Cuando te das cuenta de que tú eres quien lleva tu vida, podrás agregarle sabor en vez del “pan con lo mismo”. Ahora hablemos de metas: cada vez que te pones una meta y la alcanzas, gastas muchísima energía en tratar de mantenerla, sobre todo si te costó mucho trabajo. ¿Has platicado con alguien que te cuenta su vida y percibes que cuando se casó u obtuvo el puesto X en su trabajo como que ya no escuchas nada más? Como si su vida se hubiera terminado en ese momento… ¿Cuánto te podrías divertir creando cada vez más y más aventuras en tu vida? ¿Qué tal que no te rigieras por fechas importantes o resultados sino que todos los días fueran una aventura en la que te *sobrecrearas a ti [email protected]? *Esto es que cada día estuvieras en la disposición de ser mucho mejor que lo que has sido ayer, más allá de lo que te podrías haber imaginado.

Esa es precisamente la actitud que llevo teniendo hace varias semanas. A mi me encanta viajar y lo que he hecho todos los días es jalar esa energía de gozo que soy cuando estoy de viaje y traerla a mi vida todos los días. Me he divertido muchísimo, sin importar en dónde estoy, ya sea en el trabajo, en el súper, con Pepina, con mis [email protected]

Te invito a hacerte esta pregunta cada día cuando te despiertes: ¿Quién soy hoy y qué mágicas aventuras tendré? Simplemente con la apertura a recibir esto, el Universo te responde ¿Te animas?