Un coleccionista de corazón nos recibe en su casa para mostrarnos sus 700 piezas de personajes de Star Wars, de la cual, como todo niño de la generación de los 70, es fanático.
Texto: Francis Guindi / Fotos: Héptor Arjona
Danny decidió no ir a la premier de la nueva película de Stars Wars, pues prefirió asistir a la matiné, para disfrutarla tranquilamente. Foto: Héptor Arjona

Danny decidió no ir a la premier de la nueva película de Stars Wars, pues prefirió asistir a la matiné, para disfrutarla tranquilamente. Foto: Héptor Arjona

Llegó un momento en que tuve que parar, pero todavía me pongo a pensar cuántos más podré tener si me gusta mucho la nueva película”.

A los 14 años, Daniel Schneeweiss decidió vender sus personajes de Stars Wars en una garage sale y con las ganancias comprarse un walkman. En 1995, cuando relanzan la colección, empiezan a salir muñecos más actualizados y dos años más tarde, decide juntar los personajes  nuevamente. Todavía recuerda con nostalgia todos los que vendió, pero tras 18 años de adquirir cada uno de ellos con pasión, calma y sensatez, ahora tiene alrededor de 700 piezas. “Algunos han sido regalos, pero casi todos los compré yo”, nos comenta.

R2D2 en versión Dagobah

Para Danny, la parte más emocionante de coleccionar es el ir de treasure hunting, y tener esa satisfacción de ir a buscar cada uno de los personajes y no precisamente comprarlos de forma masiva. Nos cuenta que siempre que iba a sus viajes de negocios paraba en las tiendas departamentales para adquirir un nuevo personaje. 

Bestia del Palacio de Jabba

Para el empresario, las colecciones son parte de su esencia: antes coleccionaba todo tipo de flautas; recientemente, comenzó con saleros y pimenteros de diseño; libros de diferentes restaurantes o chefs y tarjetas de hoteles, en donde marca la fecha en la que estuvo ahí y si hubo algún evento importante.

Ephant Mon

Hace poco se mudó de casa y su esposa le aconsejó que debería acomodar la colección de Stars Wars en un lugar donde luciera y él la pudiera apreciar.

Guardia Gamorreano, uno de los preferidos de Daniel

 “Con mi habilidad y pasión por el diseño, pude crear un mueble en el que se pueden ver todos los personajes de manera atractiva, decidí no ponerle ningún vidrio para que no pareciera una  tienda. Lo más interesante es que mis hijos entienden perfectamente la diferencia entre mi colección y sus juguetes”. Aunque el mueble tiene espacio para sólo 200 personajes. 

Boba Fett

Explica que dentro no se repiten más que las figuras principales y que los acomodó de acuerdo a como van saliendo las películas, por ejemplo, en la primera parte se encuentra la princesa Leia Organa. Nos comenta que su personaje favorito es Yoda, porque representa en sí mismo lo genial de la película, ya que no necesariamente los más grandes son los más fuertes. El más peculiar e inusual es Ephant Mon; otro que está orgulloso de haber conseguido es el de George Lucas en piloto de la nave X-Wing

George Lucas de piloto de la nave X-Wing

A Daniel le gustaría exhibir toda la colección, pero por falta de espacio es imposible, tiene guardados cerca de 500: “Llegó un momento en que tuve que parar, pero todavía me pongo a pensar cuántos más podré tener si me gusta mucho la nueva película”.

Luke Skywalker en una versión especial

EL DATO CURIOSO: 

Su esposa Rosy nos cuenta que una de sus primeras salidas fue a una feria de comics y ahí él convenció a un señor para que le vendiera un Yoda a escala real que no estaba a la venta. Daniel se emocionó mucho y ella asegura que eso fue un peldaño más para que lograra conquistarla.

field_id_youtube)) { ?>