Famosos que mataron a sus parejas

El caso más reciente es el del atleta paralímpico Oscar Pistorius, quien tendrá que cumplir una condena de al menos 15 años por haber asesinado a su novia, la modelo Reeva Steenkamp.

Oscar Pistorius pasará al menos 15 años en prisión por haber matado a su novia, la modelo Reeva Steenkamp.  Foto: Archivo
Oscar Pistorius pasará al menos 15 años en prisión por haber matado a su novia, la modelo Reeva Steenkamp. Foto: Archivo
Gente con clase Redacción Clase 03/12/2015 19:42 Actualizada 13:00

De manera premeditada, en un acto improvisado fruto de la ira o bajo el influjo de algún estupefaciente, estos famosos terminaron con la vida de quienes fueron sus parejas.

 

Oscar Pistorius

(Foto: Archivo)

En la madrugada del Día de San Valentín, en 2013, el atleta paralímpico le disparó en cuatro ocasiones a quien fuera su novia, la modelo Reeva Steenkamp, en el baño de su departamento, ubicado en Pretoria, Sudáfrica. A pesar de que el deportista se ha mantenido firme en que accionó su arma de fuego porque creyó que quien estaba en el baño era un intruso que iba a atacarlo, el Tribunal Supremo de Sudáfrica le revocó en días pasados la pena de cinco años, a la que inicialmente lo había condenado, para imponerle una de 15 años, como mínimo. Para el fiscal del caso la versión de Pistorius es falsa y él considera que la modelo salió corriendo de la habitación para refugiarse en el baño, esto después de una acalorada discusión que tuvo con el atleta, la cual fue mencionada por varios testigos.

 

Robert Blake 

(Fotos: Archivo)

El actor, quien saltó a la fama después de interpretar al homicida Perry Smith en la película “A sangre fría” en 1967, fue acusado de asesinar a su esposa, Bonny Lee Bakley. El crimen ocurrió en 2001, después de que la pareja salió del restaurante Vitello, de Los Ángeles, a donde acostumbraban ir a cenar. Al año siguiente el intérprete acudió a los tribunales para enfrentar un juicio penal, del cual salió bien librado, sin embargo, los hijos de su ex esposa lo demandaron en el plano civil por concepto de daños y perjuicios y el actor fue condenado a pagarles 30 millones de dólares por dichos conceptos.

 

Michael Jace

(Foto: Archivo)

Fue durante una acalorada discusión que el actor, quien ha participado en series como “El escudo” y “La ley y el orden”, le disparó a su esposa April, delante de sus dos pequeños hijos. Al parecer la pareja discutía por los problemas económicos que tenía Michael desde tiempo atrás. Después de cometer el crimen, ocurrido en el domicilio de la pareja en Los Ángeles en mayo de 2014, el actor llamó al 911 para confesar lo que había hecho.

 

William Burroughs

(Foto: Especial)

En septiembre de 1951 el escritor, uno de los más representativos de la llamada “Generación Beat”, le disparó a su esposa, Joan Vollmer, quien también era parte de esa generación de escritores, en un departamento de la colonia Roma, en la Ciudad de México. La primera versión de Burroughs fue que la bala impactó la cabeza de Joan cuando él intentaba darle al vaso que ella se había colocado sobre ésta, jugando al tiro al blanco, después modificó su versión y dijo que el disparo se produjo de manera accidental cuando le mostraba la pistola a sus amigos. Lo cierto es que el escritor se encontraba alcoholizado cuando ocurrió el incidente. Después de cambiar su declaración el autor quedó libre luego de pasar 13 días preso en el Palacio de Lecumberri.

 

Rae Carruth

(Foto: Archivo)

El ex jugador del equipo de la NFL Carolina Panthers fue sentenciado a más de 20 años de cárcel por ser el autor intelectual del asesinato de su novia, Cherica Adams. En 1999 el deportista contrató a una persona para que golpeara y asesinara a Cherica, quien esperaba un bebé de ambos. Ella no sobrevivió al ataque, pero los médicos lograron rescatar al bebé, quien nació con parálisis cerebral a causa de la agresión a su madre.

 

Chris Benoit

(Foto: Archivo)

Después de estrangular a su esposa y asfixiar a su hijo de siete años, el luchador profesional se suicidó en su domicilio, en Atlanta. Las investigaciones apuntan a que el atleta pudiera haberse visto afectado por el consumo excesivo de anabólicos, los cuales pueden causar paranoia, depresión y ataques de furia. Además, la autopsia del luchador también reveló que su cerebro se encontraba afectado por los golpes que sufrió durante los 20 años que duró su carrera deportiva.