EXCLUSIVA: Giovanna Acha nos revela el sexo de su bebé

A un par de meses de convertirse en madre por segunda ocasión, Giovanna nos habló sobre su historia de amor con Jordan Lindsey, la experiencia de su segundo embarazo y de su pequeña María Lucía.

Giovanna posa para nuestra cámara, mientras María Lucía, su hija, se acerca a su pancita para escuchar el corazón de su pequeña hermana. Foto: Alex Saldaña
Giovanna posa para nuestra cámara, mientras María Lucía, su hija, se acerca a su pancita para escuchar el corazón de su pequeña hermana. Foto: Alex Saldaña
Gente con clase Texto: Ana Laura Sánchez / Fotos: Alex Saldaña 30/03/2016 21:47 Actualizada 13:01

Llena de ilusión, la primogénita del famoso cantante Emmanuel nos invitó a pasar una mañana con ella y su primera hija, María Lucía, la princesita rubia que vemos constantemente acaparar el Instagram de Giovanna. Desde que ella nació, ha sido el centro de atención de la familia Acha y de los miles de seguidores en su redes sociales que mueren de amor con cada imagen que incluye el hashtag que su orgullosa mamá le hizo:  #Cantamarialucia. Hoy ella y su hermosa familia se encuentran ansiosos con la llegada de un nuevo miembro a su hogar, Giovanna nos reveló que ¡es una niña! Y seguramente se convertirá en la compañerita ideal y mejor amiga de María Lucía.

Llegamos a la cita, Giovanna está muy contenta, comienza la sesión de maquillaje y peinado, mientras María Lucía, con una singular alegría, recibe a los “invitados”, observa el movimiento a su alrededor con unos hermosos y radiantes ojos verdes y nos dice: “Pasen a ver a mi mamá”, sabe que estamos allí justo parta platicar con Giovanna y se comporta como una gran minianfitriona. Emmanuel, el papá de Giovanna, canta en la cocina mientras nosotros nos disponemos a platicar con ella, quien elige prendas, sonríe y busca la mirada de su hija, ambas son cómplices de un gran amor, que nos asomamos a ver en esta charla.

Comencemos por tu historia de amor ¿cómo llegó Jordan (su esposo) a tu vida?

Fue en Yugoslavia, en Medjugorje, estábamos de Misiones, yo me fui unos meses y él se fue de voluntario, era seminarista, entonces nos hicimos mejores amigos. Con el paso de los meses todo mundo se había dado cuenta que estábamos enamoradísimos menos nosotros. Era mi amigo, platicábamos, lavábamos mil platos juntos, subíamos montañas, fueron los momentos más felices de mi vida y me di cuenta de que Dios lo puso en mi camino.

Durante sus embarazos, Giovanna luce estilosa y con espléndida figura, aquí con un vestido de encaje color mostaza de H&M colección primavera 2016

¿Cómo reaccionó tu familia cuando se enteró de que estabas enamorada de Jordan?

Ya lo habían conocido, habíamos estado todos juntos en Medjugorje, luego se fue y yo me quedé con mi hermana y él regresó meses después. Cuando les conté fue de ¡¿cómo?! Luego pasaron unos meses, me fui a hacer la película “Little Boy”, Jordan me buscó y me dijo que ya se había salido del Seminario, vino a México y pidió mi mano, todo fue rápido.

¿Cómo has manejado el estar casada con alguien que viene de una cultura distinta a la tuya?

Eso es lo que más hay que trabajar, porque en efecto son dos culturas totalmente diferentes, él es norteamericano y el vivir allá y acá, el idioma, etcétera, pero es muy bonito también porque nos obliga a entendernos más. Ahora al tener a nuestra hija también, nos ha hecho educarla en dos culturas. Te doy un ejemplo, cuando salió del hospital María Lucía ya tenía sus aretitos puestos y él me decía que allá no se los ponen hasta después de uno o dos años (ríe).

Y entonces llegó María Lucía... su primera hija

Llegó en un momento sorpresa por completo en nuestras vidas, porque llevábamos tres meses de casados, a mí me dio el ataque porque todo fue muy rápido pero luego ya supe que era niña y me puse feliz. Después llegó y fue lo mejor. Jordan es un gran compañero y el mejor papá. Ver cómo ejerce su paternidad me hace admirarlo más, la llegada de nuestra hija fue una alegría a mi casa y a mi familia.

¿Cómo fue ese primer encuentro con tu hija?

Fue una emoción muy grande, no te la crees, los primeros meses estás aprendiendo, pero llega la primera sonrisita y es hermoso, nadie te puede decir eso, es algo que tu debes vivir para entenderlo.

¿Cómo ha sido la experiencia de formar tu propia familia y verla crecer?

Para mí ha sido de lo más bonito, una gratificación impresionante el ser mamá, con María Lucía he aprendido muchas cosas tanto de mí misma, como de mi hija y también de mis papás, los admiro más y ahora que viene otra bebé estamos felices, ya queríamos darle una hermanita.

“María Lucía es súper artística, le encanta cantar y bailar ¡es mi hija!”

Creciste en el ojo público, ¿cómo es ver crecer a María Lucía ahora de esa misma manera?

Es divertido y hermoso, ahora está en una etapa que ha sido de mis favoritas, porque es graciosa, es una niña súper feliz, me enamoro de ella todos los días. Jordan y yo no podemos creer tener una hija como ella, me siento muy orgullosa.

Cuéntanos de tus papás, ¿cómo se sienten como abuelos?

Es un amor más allá de todo, se aman, es muy bonito verlos, no te lo puedo explicar, es una entrega total por parte de ella y de ellos hacia ella.

¿Ha cambiado la relación con tu mamá, a raíz de convertirte en mamá?

Definitivamente. Mi mamá es mi ídolo, con ella entendí ese amor incondicional, porque esa familia que formó con mi papá es admirable, porque se aventó el paquetote, y he aprendido mucho de ella ahora que yo soy mamá.

Viene este segundo bebé ¿lo planearon mucho?

Yo desde cuando quería darle un hermanito a María Lucía, pero tuve un problema de salud y no me dejaban, pero en cuanto me dijeron que estaba mejor y podía embarazarme lo hice, también fue un poco sorpresa porque no pensé que fuera a ser tan rápido.

Mamá e hija tienen un lenguaje propio entre ellas y tienen una relación linda que se caracteriza por cantar juntas 

Tú tienes una hermana (Martinique) ¿era importante para ti darle una hermana a María Lucía?

Sí, yo quería que ella tuviera a su hermana, para mí es hermoso aunque le llevo ocho años la amo, es mi mejor amiga y me encanta que María Lucía vaya a tener a su mejor amiga también.

¿Qué diferencias has notado entre este embarazo y el que viviste con María Lucía?

Es un poco difícil, porque ya sé lo que es, es una emoción muy grande, pero diferente, más entendida, antes no sabes qué esperar con tu primer hijo y ahora con esta niña ya sé lo que va a llegar y ese amor que siento es impresionante.

¿Cómo te has sentido con este embarazo, tienes náuseas o antojos?

En el primer trimestre me sentía horrible, puras náuseas, me sentía muy mal y ya el segundo trimestre me sentí perfecto, pero tengo amigas que me dicen que no saben lo que es una náusea y yo les digo ¿cómo? (ríe).

¿Cómo han manejado el tema de un nuevo bebé con María Lucía?

Ella ya lo sabía desde mucho antes que yo supiera, se empezó a transformar y mucha gente me decía: “¿No estarás embarazada?”. Y cuando me di cuenta de que sí lo estaba, el doctor me dijo que los niños saben, fue impresionante, y luego ya empezamos a decirle pero como que no entendía y la llevé con el doctor para que viera el monitor y escuchara el corazón de su hermanita. Pero lo que trato de hacer es hablarle de ella y ahora dice que la va a enseñar a hacer mil cosas a patinar, a pintar...

¿Cómo le diste a tu familia la noticia de que vendría otra niña?

Les di la noticia en un restaurante, estábamos todos, fue muy bonito porque mi cuñada (María Rojo de la Vega) seguía embarazada y estuvo padre que estuviéramos embarazadas juntas un rato, fue maravilloso.

¿Ya escogieron el nombre?

Todavía no, estamos viendo opciones pero aún no lo hemos escogido.

María Lucía está feliz de recibir a su hermanita y Giovanna nos confesó que con este embarazo no ha hecho mucha pancita

¿Cómo elegiste el de María Lucía?

A mí me daba pánico hablar de nombres porque él es americano y cómo se va a escuchar en español y no quería hablar del tema, total que cuando nos dijo el doctor que era niña, Jordan me volteó a ver y me dijo: “Ya tengo el nombre” y yo respondí: “¿Cómo?” Si no habíamos hablado del tema y me dijo “María Lucía” y me encantó, ese nombre.

¿Cómo es Jordan como papá?

Es el mejor papá, es impresionante, está entregado a María Lucía, se aman, juega con ella, se baja a su altura y es un niño cuando juegan, siempre me ayuda con ella, a cambiarle los pañales, a darle de comer... es admirable, nunca le ha alzado la voz, le tiene mucha paciencia y tolerancia, es  impresionante, a veces me pregunto ¿cómo lo hace?

¿En qué se parece María Lucía a Jordan y en que se parece a ti?

Físicamente es Jordan, yo ¡parece que nada más fui el horno! (ríe), no se parece nada a mí, pero en su carácter y forma de ser tiene de los dos. De mi sacó la personalidad, es muy alegre, social, artística, pero aún seguimos descubriéndola, es tan fuerte el proceso de crecimiento de los primeros años que cada día hay algo nuevo.

¿Qué valores primordialmente le quieres inculcar a María Lucía y a la bebé que está en camino?

Muchos, pero principalmente, el amor a tu familia, el tener fe en Dios, que es lo más importante porque es la raíz que te mantiene viva cada día, también la honestidad, es una niña muy afortunada y quiero que siempre agradezca eso, que se dé cuenta de lo afortunada que es.

Tú les diste a tus hermanos la primera sobrina, pero platícanos ¿cómo viviste convertirte en tía recientemente con Mikel, el bebé de Alexander?

Es una emoción muy padre, porque la vez pasada yo era la mamá y ahora soy la tía, es una bendición en menos de seis meses es padrísimo.

Cuéntanos de la experiencia de trabajar en la película “Little Boy” junto a Eduardo Verástegui.

Fue maravilloso, estuve trabajando ahí desde el comienzo y desde mucho antes con Eduardo y los productores. Luego pasé a dirección y con los actores y trataba de apoyar en lo que hiciera falta, me apuntaba para colaborar. Es un proyecto con un mensaje muy bonito, de familia, de amigos, es emocionante ver como salió adelante.

¿En algún momento quisiste ser cantante?

Sí, de chiquita yo también quería cantar, pero me fui más por el lado del cine y me gusta mucho.

Terminamos la charla, Giovanna nos comenta que aún no tiene definido el nombre de su segunda hija, pero ya está en los preparativos del bautizo y a la espera de disfrutar de sus baby showers. Llega Mercedes Alemán, saluda y abraza a su nieta amorosamente, las tres generaciones de la familia Acha reunidas, mientras Giovanna dice: “canta María Lucía”.