EXCLUSIVA: Así es Loreto Peralta de adolescente

A propósito de su película “La Sirenita”, platicamos con la actriz sobre cómo ha crecido desde su último proyecto y cómo enfrenta ahora los nuevos desafíos y experiencias

Fotos: Cortesía Óscar Valle, CMX México y Archivo El Universal  
Gente con clase Aracely Garza 13/09/2018 07:00 Actualizada 11:55

Hace cinco años, una pequeña niña irrumpió en la escena del cine mexicano con “No Se Aceptan Devoluciones” junto a Eugenio Derbez, una de las películas mexicanas más taquilleras y sonadas que ha habido en nuestro país.

En aquel momento nos emocionó con su ternura y con la sorpresa de ser su primer papel en una enternecedora historia de un papá que descubre que tiene una hija y, tras intentar deshacerse de su responsabilidad, se vuelve el más amoroso y dedicado.

Desde ese entonces no habíamos sabido nada de esa niña, cuyo nombre es Loreto Peralta y el cual se escuchó en todos los rincones de nuestro país. Ahora, esa misma niña tiene ya 14 años y su aspecto ha cambiado radicalmente.

Es a propósito del estreno de “La Sirenita”, película en la que actúa en el papel de “Elle”, la sobrina de un reportero que va a un circo para descubrir si en verdad existen las sirenas, que platicamos con esta adolescente que no sólo ha cambiado en el exterior, sino en el interior.

De entrada lo que sí podemos constatar es que su dulzura y alegría por la vida siguen intocables. Ella emocionada, agradece por la entrevista antes de disponernos a empezar nuestra conversación.

Lo primero que llama la atención en Loreto Peralta es la madurez con la que responde nuestras preguntas. Se nos olvida por un momento que estudia el segundo año de secundaria, aunque al compararla con cómo se veía en su primera producción nos da más shock el gran cambio que el tiempo le ha dejado.

Ahora vemos a una adolescente guapísima con una cara de muñeca, que se desenvuelve ante las cámaras con una súper facilidad y que lo hace con mucha naturalidad.

También puedes leer: Loreto Peralta ya no es la niña que nos robó el corazón en “No se aceptan devoluciones”

 

De la niñez a la adolescencia en dos películas

Hace tres años la hija de Greta Jacobson y el empresario Juan Carlos Peralta se fue a vivir durante dos meses a Savannah, Georgia, para el rodaje de “La Sirenita”.

Nos cuenta que esa experiencia la cambió muchísimo, pues con la facilidad del Internet podía no perder clases y estar al corriente con sus tareas, pero eso hacía que cada día fuera muy duro por lo arduo y lo difícil de ambas responsabilidades. “Mucha gente piensa que porque me dedico a esto hago la escuela abierta o no voy, pero la verdad es que sí. Antes de todo viene la escuela, entonces lo bueno es que ya puedo hacer todo por la computadora, todo me lo mandan por mail”.

Sin embargo, nunca se dio por vencida y cada día, con ayuda de sus papás que se fueron a vivir con ella durante un tiempo del rodaje, sacó adelante tanto su personaje de “Elle”como sus materias. Muy madura, admite que el apoyo de su familia fue esencial para que pudiera sacar adelante ambas responsabilidades. “Lo padre es que sentía el apoyo de mi familia. Si quieres tener una carrera en la actuación es algo muy importante, necesitas sentir que hay gente ahí para ti”, dijo.

Y si bien admite con una sonrisa que el proceso fue divertidísimo, en especial por las amistades que hizo y lo padre que fue el ambiente de la producción, también considera que fue agotador. “La verdad es que es muy cansado, especialmente allá, en Estados Unidos, porque son muy estrictos con sus horarios. Aunque sean las dos de la mañana, estés muerta de cansancio y te quieras dormir, a fuerza tienes que hacer las horas de escuela. Y encima grabar escenas largas como correr o escenas que son más difíciles pues es cansado. Pero la verdad es que ya después de verlo en la pantalla grande, te das cuenta de que anduviste muerta todo el tiempo en la grabación, pero vale mucho la pena”, aseguró.

A pesar de todo, ¿te llevaste algo positivo de todo este esfuerzo que hiciste? Le preguntamos a la actriz y su respuesta es un rotundo “¡Sí!” y agrega: “una enseñanza que me dejó grabar la película es que siempre hay que trabajar duro para lograr algo increíble, porque pues los horarios estuvieron imposibles, los tiempos, la escuela... El chiste es aprender a trabajarlo para lograr todo, porque sí se puede lograr y al final vale completamente la pena”, nos dijo muy segura y firme de la decisión que tomó.

Loreto Peralta nos platica además que todo fue muy diferente a cuando grabó “No Se Aceptan Devoluciones”, pues estaba muy pequeña en ese momento y admite que no tenía experiencia, ni idea de lo que estaba haciendo, al contrario que en esta nueva producción, en donde hasta se interesó por otras áreas. “Siendo más grande me dio más interés saber no sólo de la actuación, sino también de cómo se graba la película, las cámaras, el vestuario, el set. Entonces sí ha cambiado mucho mi perspectiva de cuando grabo una película, porque tengo más experiencia”, contó.

Y aunque ahora mira este mundo con ojos muy diferentes, su deseo de ser actriz y llegar a ser internacionalmente reconocida, sigue más firme que nunca.“No, no ha cambiado mi objetivo qué es tener una carrera en la actuación y al mismo poder acabar la escuela. Lo padre es que después de estos proyectos como ‘No Se Aceptan Devoluciones y ‘La Sirenita’, me han llevado a otros puestos increíbles que me ayudan a cumplir mis metas”, platicó y confiesa que su sueño es trabajar con Leonardo DiCaprio.

Es Loreto Peralta quien está tomando las riendas de su carrera, a su corta edad, y nos dice que le gusta hacia dónde va y que además está disfrutando el camino. “Después de que hice “No Se Aceptan Devoluciones” me llegaron muchas ofertas de proyectos, pero no las quería hacer porque no sentía que eran algo que me podían ayudar a formar una carrera padre, y yo no quería hacer un proyecto solo por salir. Quería proyectos que me ayudaran a mi carrera, que me hicieran sentir orgullosa, entonces, esos proyectos, siento que me han ayudado a que mi carrera tome una forma increíble”, reveló, y aunque lamentablemente no nos puede hablar todavía de sus próximos planes, nos adelanta que acaba de terminar de grabar un proyecto en México que se separa de estos dos roles infantiles que ha hecho. Seguramente pronto la veremos brillar aún más con la madurez que ha alcanzado.

La película, con la actuación de Poppy Drayton y William Moseley, tiene un mensaje muy particular para Loreto: “El mensaje que yo saqué es que tienes que amarte por quien eres, que debes tener seguridad en ti mismo y así lograr cosas increíbles”, dijo.

Además confiesa que se le hizo fácil entrar en su personaje porque siempre se sintió muy identificada con ella. “Siento que somos muy parecidas de personalidad porque las dos somos muy atrevidas al tomar riesgos y las oportunidades que nos llegan”, reveló y agregó que las dos son también muy risueñas y felices.

Lo que sí admite que le costó fue aprender a desarrollar ataques de asma porque su papel así lo requería y dice además que estas escenas salieron increíbles y que quedó muy orgullosa. Otro reto en menor escala fue el idioma, pues aunque habla inglés con mucha soltura, sólo había grabado en español.

De la fama admite que ha sido difícil, incluso en otras entrevistas ha asegurado que se la dificultado hacer amigos pues no sabe si realmente la buscan por su amistad o su popularidad. Sin embargo,su madurez en este punto de su vida la hace verla como algo positivo pues le ha permitido ser actriz y vivir increíbles experiencias, a la par de que sí sigue teniendo su vida privada y disfrutando a su familia.

 

Su fascinación por las sirenas

Loreto Peralta decretó que trabajaría en este proyecto. Nos platica que desde pequeña le gustan las sirenas, entonces siempre soñó con hacer algún proyecto relacionado con ellas. “Me acuerdo perfecto cuando conocí a mis agentes, que les dije: ‘quiero hacer algo de sirenas’, entonces cuando llegó este proyecto fue literal un sueño hecho realidad”, confesó con mucha emoción.

Enfatiza además lo mucho que le fascinó dar vida a su personaje y lo contenta que quedó con los resultados. “Mi personaje de verdad que me emocionó muchísimo porque se me hace una niña que es muy risueña,es muy feliz, pero además…ya cuando vean la película van a entender lo que estoy diciendo, tiene algo mágico sobre su personalidad, entonces poder hacer este personaje de verdad que es un honor muy grande para mí”, contó.

Otro de los aspectos que le facilitó el rodaje fueron sus compañeros, entre ellos William Moseley, a quien Loreto conocía por su actuación en “Narnia” y de quien dice que es un gran actor y amigo, además de que aprendió muchísimo de él y sus habilidades para la actuación. Lo mismo dice de Poppy Drayton, quien encarna a la sirenita, y que entre escenas se divertía mucho con ella. “Tenerla conmigo en la que fue una experiencia inolvidable”, agregó y la describió como la persona más linda.

Ríe cuando nos cuenta que en Savannah, donde filmaban, se decía que el pueblo estaba embrujado. El primer día de grabación fueron a una casa, de la que contaban que tenía un pasado muy oscuro, para grabar una escena en el jardín y se dieron cuenta que había una muñeca en los arbustos. “Lo raro es que la muñeca estaba vestida idéntica a mí, entonces por eso fue algo que se nos hizo rarísimo, pero es una anécdota súper chistosa”, platicó.

Además nos dice que no ha tomado clases o cursos de actuación, sino más bien como una especie de coaching, entonces trabajar con este crew le sirvió para crecer mucho como actriz y como profesional.

Y es que como el rodaje fue hace tres años, tiempo en el que una adolescente cambia mucho en distintos sentidos, nos dijo que al principio se sintió rarísima de ver la película porque hasta parecía otra persona, y que además le trajo todos los increíbles recuerdos de lo que vivió en el set. “Después de verla me sentí muy orgullosa, porque te acuerdas de todos esos momentos difíciles y te das cuenta de que sí valió la pena, y después de todo ese trabajo duro pues hay algo increíble”, admitió.

Terminamos nuestra entrevista con ella hablando de cómo se imagina en un futuro y nos responde con un “sí” cuando le preguntamos si algún día se ve ganando un premio Oscar. Sobre todo, enfatiza que lo que busca es contar historias que a ella la hagan sentir orgullosa y a nadie más. ¡Bravo, Loreto!

También puedes leer: Mira cómo ha crecido Loreto Peralta

 

¿Quiénes son los papás de Loreto Peralta?

Antes de protagonizar “No Se Aceptan Devoluciones”, Loreto ya era conocida en los círculos sociales gracias a su familia. Ella es hija del vicepresidente de IUSA, Juan Carlos Peralta, y de Greta Jacobson, quienes se casaron en 2001. Loreto es la hermana mayor de Carlos y Andrés; además, es nieta del empresario Carlos Peralta Quintero, presidente y CEO de Grupo IUSA. En todo momento, Greta y Juan Carlos han apoyado la carrera de su hija y en esta foto aparecen en la premiere de la película en nuestra ciudad.