El papá de Checo Pérez revela detalles que no sabías del piloto

Antonio Pérez Garibay, papá del piloto Checo Pérez comparte la pasión que lleva por los autos su hijo.

Checo Pérez y Antonio Pérez Garibay, la pasión por la adrenalina se lleva en la sangre. (Cortesía: Makken)  
Gente con clase Redacción Clase 16/06/2017 18:12 Actualizada 11:45

 En el marco de la celebración del día del padre, y a cinco meses del regreso del FORMULA 1 GRAN PREMIO DE MÉXICOTM, Antonio nos confiesa las anécdotas más divertidas de la infancia del piloto de Sahara Force India F1 Team y Checo habla de cómo fue creciendo en él la pasión por el automovilismo, heredada por su padre.

También puedes leer: Carlos Alazraki nos platicó en exclusiva cómo es el mejor líder para sus hijos Mark y Gary Alazraki

¿Cómo describirías a Sergio Pérez, como ser humano y como piloto?

Checo es un excelente ser humano. Una persona muy noble, de familia, que siempre está viendo por el bien de los demás. Fuera de las pistas es totalmente opuesto a cómo es en la pista, donde es muy agresivo y rápido. Lo que sí conserva como piloto y como ser humano es su inteligencia y su competitividad. No le gusta perder ni dentro ni fuera de las pistas.

¿Solías ver los Grandes Premios con Checo de pequeño?

Sí, yo soy fan de la F1 desde que era joven. Mis hijos crecieron viendo Formula 1 en casa. El automovilismo siempre ha sido un tema de conversación en la familia. Me imagino que hoy no hay carrera que te pierdas en vivo, sin importar la hora.

¿Antes eras igual? ¿De los fanáticos que madrugan o se desvelan para ver un Gran Premio?

Sí, de joven llegué a dormir afuera de los hoteles de los pilotos para conseguir un autógrafo.

checo perez

¿A Checo siempre le apasionó el mundo motor?

No siempre. Hubo una etapa de su niñez en la que él decía que quería ser futbolista y estuvo a punto de dejar los karts, pero eso sólo fue temporal. Muy pronto se dio cuenta de que lo suyo era los autos y desde entonces no los ha dejado.

¿Tienes algún recuerdo especial de Checo de pequeño, en referencia a su amor por el automovilismo?

Recuerdo que llegaba a mi oficina y me movía todos los muebles para, según él, armar un auto y se ponía a conducir con un traje de piloto que tenía. Desde entonces ya soñaba con correr en Formula 1 contra los mejores pilotos. Desde muy pequeño Checo inició su carrera.

¿Sentiste en algún momento miedo al ser un deporte con cierto peligro?

Sí, claro. El peligro está siempre presente, pero sabemos que es parte del deporte. Vi a muchos de mis ídolos morir en las pistas y claro que es un riesgo latente, por eso siempre Checo se encomienda a Dios antes de salir a la pista.

¿Cuándo te diste cuenta de las habilidades de Checo al volante?

Desde chico se veía que tenía buenas manos. Lo ponía a correr con su hermano Toño en categorías mayores y les ganaba. Así fue como empezó a destacar.

¿Siempre supiste que Checo podría llegar tan lejos en su carrera?

Sí, es un sueño hecho realidad. Yo sabía que mi hijo tenía el talento para llegar. Obviamente en Formula 1® no siempre se trata de talento, pero afortunadamente las cosas se dieron para que pudiera llegar y mantenerse ahí ya por siete temporadas.

¿Cómo nació tu pasión por Formula 1? ¿Tu padre también era aficionado del automovilismo?

Yo trabajaba en un taller mecánico y el dueño del taller corría carros. Le decía que me dejara subirme y me respondía que no porque se me iba a hacer un vicio. Y, efectivamente, el día que lo convencí de que me dejara subirme, me enamoré. A partir de ahí nació esa pasión en mí.

¿Cuál ha sido el mejor consejo que le has dado a Checo, en el ámbito profesional y personal?

Que nunca se rinda. Que vea siempre para adelante y que no deje de tocar puertas. El “no” ya lo tienes, entonces arriésgate y ver por las cosas.

¿Y la mayor lección que has aprendido en esta aventura que es el automovilismo?

Formula 1 es un ambiente muy exigente en el cual eres tan bueno o tan malo como tu última carrera. Es difícil, pero por eso están ahí los mejores pilotos.

 

También puedes leer:  Carlos Sacal y sus cuatro hijos Moisés, Alberto, Gabriel y Salomón Sacal

checo pérez

¿Podrías describirnos el momento en el que te enteraste que Checo sería piloto de F1 para la escudería Sauber hace seis años?

Recuerdo que Checo nos llamó, nos dijo que estaba en la Ciudad de México y que iba a ser presentado al día siguiente con Sauber en una conferencia de prensa muy temprano en la mañana. En ese momento tomamos todas nuestras cosas y nos fuimos a la Ciudad de México, manejando toda la noche para llegar por la mañana.

Fue una emoción muy grande. Un sueño hecho realidad. Si imaginas a Checo subiendo al podio del FORMULA 1 GRAN PREMIO DEMÉXICOTM ¿qué sientes?
¡Imagínate! Solo espero que no me de un infarto de la emoción. Sería una gran fiesta todo el país.

¿Qué fue para ti saber que Formula 1 regresaba a México?

Otro sueño hecho realidad. A mí me tocaron las primeras dos etapas de Formula 1 en México y, obviamente, cuando Checo llegó a F1® era lo que todos los mexicanos querían. Checo nunca había corrido en su país.

¿Y cómo has vivido el regreso?

Muy intenso. Es el fin de semana más esperado del año. La pasión con la que se vive el FORMULA 1 GRAN PREMIO DE MÉXICOTM no se ve en ningún otro lugar del mundo. Disfruto mucho esos días.

 

Al ser un apasionado del automovilismo, me imagino que viviste la pasada edición del Gran Premio en el país, hace más de 23 años ¿tienes algún recuerdo en especial de esa época?

Sí claro que lo recuerdo. Tuvimos mucha suerte de ver correr a grandes pilotos en nuestro país. Pilotos que hoy son considerados leyendas, corrieron en México cuando estaban en su mejor momento. Y no solo los pilotos, también los autos. Eran impresionantes. El ruido que hacían era estremecedor. Son muy buenos recuerdos.

 

¿Qué sentiste el ver a tu hijo correr por primera vez el FORMULA 1 GRAN PREMIO DE MÉXICOTM?

Mucha alegría y mucha emoción. Ver a todo el país volcado apoyando a tu hijo es algo indescriptible que por dentro me llena de mucho orgullo.

 

¿La fama de Checo te ha alcanzado también? Me imagino que hay gente que te reconoce por las calles, te pide fotos ¿cómo te sientes al respecto?

Sí, hay gente que me identifica en las calles por mi hijo. A veces salgo en las transmisiones de las carreras y también soy muy activo en las redes sociales. Tengo mis seguidores. Yo solo trato de acercar a Checo a los fans desde mi punto de vista

y no me queda nada más que agradecerle a todos los fans por su apoyo.

 

Dentro de la preparación profesional de un piloto, hay una parte muy importante de confianza y fuerza mental. En ese aspecto ¿cuáles crees que son las mayores fortalezas de Checo?

Checo tiene una gran capacidad de concentración y control emocional. Una vez que está dentro del auto se puede desconectar de todo y concentrarse únicamente en lo que tiene al frente. Esa es una gran cualidad que tiene.

 

¿Tuviste que hacer sacrificios familiares y personales para apoyar a tus hijos en su profesión?

Sí, claro ¡muchísimos! La carrera profesional de mis hijos siempre fue la prioridad y lo mucho o poco que teníamos se nos iba en eso. Fueron muchas horas de viajes en carretera, sin dormir, llegar a los circuitos, correr y volver a manejar de regreso, porque al día siguiente tenían que ir a la escuela. Ha sido una carrera de muchos esfuerzos. Por eso es que me da más gusto ver ahora el fruto de todos esos sacrificios. Sin embargo, te puedo asegurar que ahora se esfuerza y sacrifica muchas más cosas que antes. Formula 1 es muy exigente y tiene que estar al 100% siempre.
 

¿Qué es lo que más felicidad te da de ser papá?

Ver a mis hijos crecer haciendo lo que más les gusta. Yo siempre he dicho que de los 0 a los 10 años eres papá, de los 10 a los 20 eres maestro y de los 20 en adelante eres su amigo. Yo ya estoy en la parte de amigo. Disfruto mucho de ellos y saben que cuentan con mi apoyo incondicional.

También puedes leer: Los papás más fitness del espectáculo mexicano

ENTREVISTA CHECO PÉREZ

¿Cómo podrías describir a Antonio Garibay como papá?
Mi papá es único. No conozco a persona más intensa y más obstinada que él. No hay nada imposible para él. Lo que quiere, lo consigue.

Al ser tu papá un aficionado del automovilismo ¿sientes que, de cierta forma, al ser piloto de F1 has cumplido un sueño de los dos?

Sí, soy consciente de que esto era un sueño para mi papá y me siento orgulloso de poder darle esa alegría carrera tras carrera.

¿Cómo nació en ti la pasión por el automovilismo?

Mi papá fue quien la inculcó en mí. Crecimos viendo y escuchando autos. Mi papá fue piloto profesional y desde muy chico nos fue llevando por ese camino. Nos llevaba a los Go Karts y, a partir de ahí, nació todo.

¿Cuál es tu primer recuerdo de Formula 1 de pequeño?

Schumacher. Crecí viendo correr a Schumacher ganándolo todo. Yo creo que es de los primeros recuerdos que tengo.

¿Solías ver los Grandes Premios con tu papá?

Sí, siempre los veíamos juntos. Era muy emocionante ver las carreras por televisión.

¿Siempre apoyaron a los mismos pilotos o fueron adversarios en algún momento?

No, casi siempre estábamos del mismo lado.

checo pérez

¿Quién era tu ídolo de pequeño?

Mi ídolo era Senna. No me tocó verlo correr, pero me la pasaba viendo videos de él.

¿Cómo vas a festejar este año el Día del Padre, en el que coincidentemente no habrá carrera?

Seguramente con una comida familiar. No sé si iremos a comer a algún lugar o una carne asada en casa también podría ser.

¿Cuál ha sido el mejor consejo que te ha dado tu papá, sobre ser piloto o sobre la vida?

A nunca darme por vencido. Siempre pelear por lo que quiero y creo que así he sido en mi vida.

Cuando subes al podio ¿qué sientes al pensar en tu papá?

Que es un logro de los dos y le doy las gracias por haberme llevado por este camino. Si este año lograras subir al podio en el FORMULA 1 GRAN PREMIO DE MÉXICOTM ¿cómo celebrarías?

Sería una verdadera locura todo México. Lo celebraría con mi familia, con mis patrocinadores, que son los que también siempre me han apoyado, y mis amigos, con mucha alegría.

Acostumbrado a recorrer el mundo con Fórmula 1 ¿cómo es diferente competir en tu país?

Los mexicanos somos muy efusivos y fiesteros. En ningún otro lugar del mundo se vive con tanta pasión y alegría Formula 1®. Por eso es que a todo el mundo de F1 les gusta venir a México. Es una alegría que se contagia por todo el paddock.

¿Cómo suele ser tu rutina durante un Gran Premio y cómo cambia cuando estás en México?

No cambia mucho cuando estoy en México. Tengo que mantenerme muy tranquilo y concentrado. Lo que si cambia es que es una semana con más compromisos que en cualquier otro Gran Premio, pero fuera de eso trato de hacer las mismas cosas para mantener la tranquilidad y la cabeza fría.

checo pérez

¿Qué comentarios te hacen los otros pilotos sobre el FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE MÉXICOTM?

A todos les gusta mucho. Es de los Gran Premios favoritos de muchos y siempre me preguntan por recomendaciones para visitar, para comer, para salir. Creo que se la pasan muy bien.

¿Te imaginas algún día como papá? ¿Qué estilo de papá te imaginas que serás?

Sí, es algo que me gustaría ser. Espero poder ser un papá cariñoso, atento y lo que más quiero es tener el tiempo para disfrutarlos al máximo.

¿Tú también heredarías tu pasión por el automovilismo a tus hijos?

Eso no lo sé todavía. Creo que sería inevitable para ellos no crecer en ese ambiente, pero ahora sí que sería decisión suya. Si les interesa y les gusta, yo creo que sí los apoyaría.

¿Te gustaría que un hijo tuyo llegara a ser piloto de Formula 1?

Sería bonito, pero eso ya dependerá de ellos. En ese caso

¿Cuál crees que sería tu principal labor y qué consejos les darías?

Yo solo sería su padre. Lo dejaría que consiguiera todo por méritos propios y solo le daría consejos puntuales cuando él me lo solicite.