Las primeras damas más distinguidas del mundo

Elegancia, porte y estilo son características que unen todas ellas quienes toman un papel importante en la vida de los mandatarios.

michelle obama
Todas terminaron una carrera impecable antes de encontrar el amor. (Foto: Archivo El Universal)
Gente con clase Thalia Juárez 12/12/2016 07:00 Actualizada 07:11

Aunque el papel de las primeras damas no tiene cargos ni responsabilidades electas, por lo regular ellas son reconocidas por tener un espíritu altruista y complementan el arduo trabajo de los presidentes por su nación. La elegancia, porte y estilo son características que reúnen todas ellas y por eso son las más distinguidas del mundo.

 

Michelle Obama (Estados Unidos)

 

Es una mujer preparada además de hermosa, se graduó en Leyes de la Universidad de Princeton y Harvard, laboró por un tiempo su profesión y posteriormente se convirtió en la esposa de Barack Obama.

 

michelle obama

 

Lauren Harper (Cánada)

 

La distinguida Lauren es egresada de la carrera de Periodismo y Fotografía del Instituto de Tecnología de Alberta del Sur, maestría en Economía en la Universidad de Calgary, desde sus inicios profesionales ella tenía gusto por la política, antes usaba el apellido de Teskey y después adoptó el de su segundo marido, el primer ministro de Canadá, Stephen Harper. De corazón noble siempre ha resaltado por contribuir a las asociaciones con causa, dentro de ellas la Sociedad Protectora de Animales de Ottawa.

 

Lauren Harper

 

Asma al Ásad (Siria)

 

La cónyugue del mandatario de Siria nació en Londres, estudió informática y se diplomó en Literatura Francesa, desarrolló carrera en la banca de inversiones y después se casó en diciembre del 2000 con el presidente Bashar al-Assad.

 

 Asma al Ásad

 

María Clemencia Rodríguez de Santos (Colombia)

 

La esposa del mandatario de Colombia Juan Manuel Santos, estudió Diseño Gráfico en el Centro de estudios artísticos y técnicos (Ceart), fue secretaria privada en el Ministerio de Comunicaciones y llegó a destacar como directora del Museo de Arte Religioso, para después emprender en su propia editorial enfocada a los libros didácticos infantiles antes de enamorarse del premio novel.   

 

María Clemencia Rodríguez de Santos