Cecilia Suárez, una mujer `multitask´

La actriz y directora de teatro nos habla de todas las facetas de su vida, tanto profesionales como personales.

Actualmente se encuentra dirigiendo a Valeria Vera en una obra para micro teatro. (Foto: Heptor Arjona)
Actualmente se encuentra dirigiendo a Valeria Vera en una obra para micro teatro. (Foto: Heptor Arjona)
Gente con clase Texto: Redacción Clase/ Make up: Jonathan Mas/ Coordinador de Moda: Juan de Dios Ramírez/ Locación: Terminal 1 27/08/2015 16:33 Actualizada 13:00

“Elvira no es una mujer derrota”, con esta frase comenzó la charla que CLASE tuvo en exclusiva con la actriz Cecilia Suárez, quien el 14 de agosto estrenó “Elvira, te daría la vida pero la estoy usando”, su más reciente trabajo en cine y su primer protagónico en una cinta de su compadre, el director Manolo Caro (tuvo una participación especial en “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas”), a quién agradece esta aventura cinematográfica en la que interpreta a una mujer que en un momento límite de su vida saca fuerza del amor a sus hijos y se hace cargo de su familia.

“Interpretar a una mujer como Elvira fue para mí un regalo, que un director hombre vea a una mujer atravesando por una lucha con dignidad y firme, me parece extraordinario; además es una situación que nos hace bien ver en el cine”, nos plática la actriz acerca de su personaje, quien por momentos toma tintes de comedia, un género que le va muy bien a la tampiqueña.

Aunque asegura no le gusta que la comparen con sus personajes, en la vida de Elvira hay varias cosas en común con ella y con muchas mujeres: “Les encanta andarnos pegando a los personajes (ríe), pero en Elvira sí encuentro algunas cosas. Finalmente ella termina siendo una mamá soltera que resuelve a través de organizarse, de la ayuda de otras mujeres, de amistades y de su propia fortaleza, yo creo que en eso me identifico yo, y muchas mujeres en México”.

(Foto: Heptor Arjona)

Y es que, desde que la actriz recibió a Teo (su primogénito nació en abril de 2010), la vida de la protagonista de “Sexo pudor y lágrimas” dio un giro, en el que las prioridades cambiaron y la organización se convirtió en su arma más eficiente para cumplir con todas sus actividades.

“Siempre he sido, más o menos organizada, pero sí, antes podía dormir hasta las 12 del día y, ahora, estoy despierta a las siete de la mañana”, relata divertida Cecilia, quien nos confiesa adora pasar tiempo con su hijo.

“El momento que más disfruto con Teo es cuando nos vamos a dormir. La parte de la cena, el baño y leer, en la lectura encuentras muchas reflexiones que el niño hace y eso es muy bondadoso”.

Así, de la mano de su hijo de cinco años, Cecilia redescubre el mundo: “La edad que tiene es una edad en la que diariamente te sorprende, hace unas reflexiones que no esperarías de un niño tan pequeño”, relata sonriente la actriz, quien cada que se refiere a Teo se llena de un brillo especial.

(Foto: Heptor Arjona)

Aunque ama su papel de mamá, Cecilia es contundente al respondernos si quiere tener más hijos: “No, ya no, me hubiera encantado antes, tengo 43 años, todavía podría, pero no tengo pareja hace tres años, eso implicaría tomar decisiones desde otro lugar, buscar realmente a una pareja y de aquí a que eso suceda ya no voy a tener edad”, explica.

Con la maternidad, Cecilia encontró la clave para desprenderse de sus personajes, pues como nos revela, ahora su profesión se ha hecho más práctica: “El mismo día me desprendo de mis personajes. Ya no me clavo, más joven sí, ahora llegas a casa y tienes un hijo que te regresa a la realidad de manera inmediata, ya no tiene tanto tiempo para pensar en ti y en tus tonterías”.

Como buena mamá multitask, la actriz no descuida su trabajo, recientemente terminó de filmar la cinta “Macho”, película en la que trabaja al lado de Miguel Rodarte, bajo la dirección de Antonio Serrano, en total ha colaborado tres veces con este director. Además de la actuación, en breve, Cecilia debutará como directora de teatro, en un monólogo.

“Ahora estoy dirigiendo a Valeria Vera en una obra para micro teatro, con un texto escrito por ella. Sería la primera vez que yo hago esto y, bueno, estoy muy contenta de trabajar con esta actriz”. Además de la dirección, recientemente, Cecilia participó como actriz de doblaje del clásico Antoine de Saint-Exupéry, “El Principito”.

(Foto: Heptor Arjona)

“Acabo de doblar ‘El principito’ que para mí ha sido una de las cosas más lindas que me ha tocado hacer, me encanta esa historia y la manera en que se mezcla la historia original con la nueva, es fabuloso y me da mucho orgullo ser parte de este proyecto”, comenta la actriz, quien en el pasado ya había trabajado en doblaje con la cinta “Chiken Little”, en 2005.

Además de la maternidad y su profesión hay una actividad que apasiona a la actriz: el altruismo. Nos cuenta que desde hace años trabaja con Greenpeace y con otras asociaciones que ayudan a diferentes causa, sobre si está pensando en crear su propia fundación dice segura: “Para qué, ¿para lucirme?, no claro que no, normalmente les ponen su nombre para eso, ¿ o no? Admiro a la gente que no le pone su nombre a la fundación. Para mí una fundación es mucho tramite y prefiero ayudar como lo he estado haciendo, silenciosamente y desde una trinchera más activa”.

Se reconoce interesada en la política, pero prefiere hacer la diferencia desde otro sector, nos comenta que gracias a su recomendación, en la escuela de su hijo pronto se darán clases de meditación: “Yo hago la diferencia, entre otras cosas, acercando a los niños a la meditación. En este país hace mucha falta, está comprobado científicamente que los conflictos violentos se resuelven de manera mucho más rápida teniendo en cuenta la existencia y el bienestar del otro”.

(Foto: Heptor Arjona)

En casa, Cecilia inculca a Teo ideas de igualdad entre mujeres y hombres, este es el granito de arena de la actriz para terminar con el machismo, pues considera que en México sigue siendo un país de hombres en el poder. “Le digo que somos iguales y que las mujeres merecen la misma oportunidad y respeto que un hombre”.

Así, fiel a sus convicciones, Cecilia Suárez continua dejando huella en el mundo de la actuación, además de poner su alma en la educación de su hijo, el ser humano que vino a pintar una sonrisa permanente en su rostro.