La socialité mexicana nos mostró su recopilación, que no es más que el recuento de añoranzas desde la infancia.
Texto: Ana Laura Sánchez Díaz-Monge / Fotos: Verónica Garduño
Paulina Díaz Ordaz comenzó su colección cuando tenía 10 años. Foto: Verónica Garduño

Paulina Díaz Ordaz comenzó su colección cuando tenía 10 años. Foto: Verónica Garduño

Esta colección sobrepasa las tendencias, porque es tener en tu casa algo que no va a pasar de moda... tiene un valor sentimental infinito... Cada cosa tiene una historia y trae hermosos recuerdos”.

De todos los regalos que Paulina podría haber pedido a su padre Alfredo Díaz Ordaz al cumplir 15 años, como un viaje, un auto o ropa, sólo quería una sola cosa, visitar la tienda “Mott's Miniatures” en los Ángeles, California, donde compraría muchos objetos miniaturas para la colección que había comenzado años atrás.

Ratones de plomo miniatura. La colección de Paulina la comenzó desde los 10 años de edad y ahora espera que sus hijos la continúen

Cuando se trata de hacer una colección, ésta no sólo toma tiempo sino que cada vez que se ve a los objetos recopilados durante años los mejores recuerdos llegan a la mente. “Cada cosa tiene una historia y trae hermosos recuerdos”, dice Paulina.

Libro miniatura

Comenta que alrededor de los 10 años de edad comenzó a coleccionar todo tipo de objetos pequeños, que obtuvo de amigos, familiares, en diferentes lugares, tiendas, bazares, mercaditos. La última adquisición fue una ranita que sus hijas encontraron y le pidieron comprara.

Juego de budas

“A mis hijos les fascina jugar con estas miniaturas, todos los días las sacan y juegan”, y lo hermoso de esta colección es que ha trascendido a Paulina, Pamela y Santiago, quienes continúan con el gusto por atesorar recuerdos. “Estoy segura que si busco entre los juguetes de mis hijos encuentro alguna por ahí”.

Reproducción de platillos de comida

Las figuras que Paulina tiene son desde libritos, tacitas, muñecos, personajes de caricaturas, comiditas, zapatitos, hasta una figura de su abuelo, el ex presidente Gustavo Díaz Ordaz. “No son de las Barbie’s, son objetos que he ido adquiriendo desde niña”.

Personajes miniatura de pasta

Paulina recuerda cómo con su padre solía acrecentar la colección que, aunque no las tiene contabilizadas, suma más de 200 piezas. “Él era compositor así que buscaba objetos musicales, algo que tuviera que ver con la música” y lo que más aprecia es que estos objetos que tiene en una vitrina especial en su oficina son un pedazo de su vida que la remonta a lugares y anécdotas extraordinarias, “todos podemos coleccionar zapatos, bolsos, etcétera, pero esta colección sobrepasa las tendencias porque es tener en tu casa algo que no va a pasar de moda, sino todo lo contrario, tiene un valor sentimental infinito” que la hace, sin lugar a dudas, una colección extraordinaria.

Juego escolar de plomo

 “Quiero rendirle tributo a mi colección, son muchos recuerdos”, dice Paulina, quien confía que sus  hijos sigan acumulando recuerdos.

field_id_youtube)) { ?>