Mascotas con Clase: Romina Sacre; amor de tres... “Carlota”, “Lola” y “Roberta”

La bloguera de “Esto es Púrpura” nos presentó a sus más divertidas secuaces de vida.

Romina Sacre con “Carlota”, “Lola” y “Roberta” (FOTO: Verónica Garduño)
Romina Sacre con “Carlota”, “Lola” y “Roberta” (FOTO: Verónica Garduño)
Gente con clase TEXTO: Beatriz Velasco / FOTOS: Verónica Garduño 08/10/2015 17:04 Actualizada 13:00

Romina Sacre tiene una plática que entretiene, es muy expresiva cuando charla; sin embargo, hay un tema que la hace aún más conversadora, sus tres inseparables compañeras de departamento: “Carlota”, “Lola” y “Roberta”. Tres perritas que nacieron en las calles y que ahora disfrutan de la comodidad de un loft en la Condesa.

Sentada en la luminosa sala de su departamento, Romina hace memoria y comparte sus primeros recuerdos caninos: “Siempre me han gustado los perros. Dice mi papá que me gustaban desde que tenía como 3 o 4 años, veía un perro y me aventaba para abrazarlos”. Su actitud hacia sus simpáticas perritas lo comprueban. 

Era tanta la ilusión que Romina tenía por los perros, que su padre le prometió uno: “Mi papá me dijo: ‘Cuando cumplas 6, te voy a regalar un perro’. Pensó que se me iba a olvidar, pero antes de cumplir los 6, le dije: ‘Papá, tu me dijiste que me ibas a comprar un perro’. Entonces, me compraron a ‘Chucho’. Era un French Poodle que se portaba fatal”, recuerda Romina.

Años después, la bloguera tuvo un par de schnauzers, hasta que su corazón fue flechado por una pequeña muy carismática: “Cuando vivía en Nueva York, por el año 2010, un día, acompañé a una amiga a una tienda de mascotas a que le cortaran las uñas a su perro y vi a ‘Fiona’. Ella fue mi primer perro totalmente mío. Era una mezcla de maltés con Yorkshire Terrier. Era una bola de pelos hermosa; pero se enfermaba siempre”.

Tras su regreso a México, la bloguera consideró la necesidad de adoptar una amiga para ‘Fiona’: “A pesar de que era súper chiquita, era súper sociable. Entonces, mi maestro de canto (porque yo antes estudiaba actuación), Russell Domínguez, rescataba a perros todo el tiempo. Él tenía a ‘Carlota’ en su casa. Cuando la vi, dije: ‘Qué bonita’. Y él explicó: ‘Le estoy buscando casa’. Así que, pensé si se lleva bien con ‘Fiona’, la adopto. Y bueno, desde el instante uno, se llevaron perfecto, como hermanitas”. 

Posteriormente llegó “Lola”, de rubia cabellera y dócil temperamento: “Empecé a rescatar perros. Los recogía de la calle, los esterilizaba y les buscaba casa. Hasta que un día, por San Jerómino, me la encontré. Ella fue de las que más trabajo me costó rescatar. Ya le iba a conseguir casa, había un adoptante anotado. Pero mi mamá la conoció y me dijo: ‘¿Y si nos la quedamos?’”. 

El clan se llevaba a la perfección, hasta hace un par de años: “En abril del 2013, ‘Fiona’ se murió. Era muy delicada. Se envenenó. Así me quedé con ‘Carlota’ y ‘Lola’. El año pasado, a través de la asociación ‘Círculo Adopta’, vi que estaban promoviendo, entre los adoptables de la semana, a ‘Roberta’. Yo pensé: ‘La quiero conocer’. Y bueno, es una perrita tremenda. Sí fue un proceso de adaptación interesante”.

Actualmente, “Romina” aprecia la personalidad de cada una de sus mascotas: “‘Carlota’ es muy inteligente, entiende todo. ‘Lola’ es súper melosa, intensa y siempre trae cara de flojera. ‘Roberta’ es súper peleonera, es la más chiquita y la más broncuda”, comenta con risas, mientras ellas, afectuosas, se acomodan en su regazo, muy bien portadas y cómplices de su dueña.