En un departamento de Insurgentes Sur vive esta linda ave que se pasea de un lado a otro presumiendo sus plumas multicolores. El diseñador de moda tiene más de 17 años compartiendo con esta peculiar mascota y su perrita “Once”.
Carlos Herrera
A "Coco" le encanta comer semillas de  girasol y almendras pero lo que más le gusta es la pasta. A “Once” le fascina jugar con un peluche. (FOTO: CLASE)

A "Coco" le encanta comer semillas de girasol y almendras pero lo que más le gusta es la pasta. A “Once” le fascina jugar con un peluche. (FOTO: CLASE)

Sin duda es una peculiar mascota y para Héctor Terrones es su adoración. La guacamaya  “Coco” es muy amorosa, aunque siempre quiere controlar a todos en su entorno y ser el centro de atención,  “cuando se molesta lo expresa con gritando”.

El diseñador de modas nos recibe en su casa para presentarnos a la hermosa ave y nos  comenta que siempre quiso una guacamaya,  pero no le gustaba la idea de quitarle la libertad. Por eso nunca le cortó las alas a su mascota, ni quiso tenerla encerrada “su lugar es el jardín y por esa razón nos mudaremos a un lugar que tenga ese espacio especial para ella”.

A la exótica ave le gusta volar y piensa que es un perro y corretea a “Once”,  la otra mascota de Terrones, una simpática perrita cruza de maltés con french poodle.

La guacamaya es muy celosa “por eso no podríamos vivir con una mujer porque ni ‘Coco’ ni  ‘Once’, lo permitirían”.

La dieta de la guacamaya incluye semillas de  girasol, cacahuate, almendras, queso, frituras y pasta recién hecha “¡le fascina la pasta!”.  Una vez por semana come frutas pero no le gustan las verduras, es como las viejitas, hay que ponérselas con otras cosas”,  comenta Héctor.

El diseñador dice que su personalidad es tan fuerte que le hace sentir que es un objeto para ella. A veces grita para que la tomen en cuenta o cuando tiene hambre, cada sonido que hace significa algo distinto y con el tiempo ha llegado a saber que es exactamente lo que quiere.

“A veces toda su molestia es debido a que quiere un novio, por eso se pone de mal humor y en primavera insoportable pero luego se le pasa”, asegura el diseñador.

Por su parte “Once” a la que también la llama como “hija”, es una perrita de sólo tres años está  muy consentida y es tranquila “va conmigo a todos lados, tiene un color que combina con todo, la adopté y se porta muy bien, no se enferma ni molesta” y además es despreocupada y melosa con desconocidos.

“Cada 10 días viene su estilista, la baña y la peina eso es algo que le encanta. Le gusta comer de todo aunque su dieta diaria son croquetas para perros, pero a veces le doy de mi propia comida y sin problemas se la come, eso sí, si se me ocurre dejar unos zapatos fuera del clóset o alguna prenda la muerde hasta romperla, pero es buena niña muy limpia, por eso duerme en la cama”.

La guacamaya  se baña ccon el diseñador  y le encanta por su naturaleza selvática, “los tres tenemos una relación equilibrada y me da paz la disciplina que conlleva tener varias mascotas, estoy pensando adoptar otro perrito para que ‘Once’ y ‘Coco’ tengan un hermanito, pero aún no me decido”, comenta.

“Nunca he pensado en cortarle las alas, ella es libre pero no se va, le gusta  estar aquí conmigo”, concluye el entrevistado.

field_id_youtube)) { ?>