La uva reina

La gran variedad de Borgoña es una uva caprichosa. La más inconstante de todas. No le gustan los cambios ambientales. La llaman la uva femenina porque no existen dos Pinot Noir iguales.

Foodie con Clase 03/12/2015 11:25 Actualizada 20:43

Es sutil, activa, versátil. En ocasiones es débil y voluble. Pero sabe esconder su fragilidad tras la astucia de su carácter. Es vibrante, seductora, intensa, apasionada… Así es la uva Pinot Noir

La gran variedad de Borgoña, es una uva caprichosa. La más inconstante de todas. No le gustan los cambios ambientales. La llaman la uva femenina porque no existen dos Pinot Noir iguales.

Es la uva más difícil de evaluar, incluso después de la fermentación. Es voluble en la barrica. Camaleónica en la botella. Pero su personalidad es inolvidable para el paladar. Es aterciopelada y suave. Tan sedosa que es la uva clásica de Champagne

En su versión joven se aprecian los aromas frutales (fresa, violeta, grosella, cereza). La ligereza de sus taninos le regalan al vino un cuerpo medio de fácil degustación. Es dócil, actual, afrutada y delicada. Su maridaje perfecto es un buen libro, un baño de tina, una tarde de tinto... o una noche apapachada.

No tiene longevidad en la botella. Es recomendable consumirlo entre los cinco y ocho  años después de su cosecha. El paso del tiempo amarga un poco sus taninos y desarrolla aromas vegetales y especiados (vainilla, regaliz, licor). 

De entre las botellas más caras del mundo se encuentran unas de Pinot Noir que se subastaron en Londres en 1996. Se trata de un set de ocho botellas Romanee-Conti DRC (Domaine de la Romanée-Conti) de la cosecha de 1990. Y se vendieron en… (agárrate de algo que te puedes ir de espaldas) ¡224,900 dólares!

 La razón del elevadísimo precio de este vino, es que se requieren de tres parrales de más de 1.8 hectáreas de 53 años, para producir una de estas botellas. Romanee-Conti es de los productores más grandes del mundo, sin duda también de los más caros. 

Aquí les dejo unas buenas opciones para que lo prueben, no sin antes mencionar que al Pinot Noir le ha costado mucho trabajo México. 

Sería maravilloso que más terruños mexicanos, como en Querétaro, le apostaran a su siembra. Porque estoy segura que se conseguirían grandes vinos. ¡Enamórate de su coquetería!

Kendall Jackson, 100% Pinot Noir, Estados Unidos. Completo, equilibrado, con taninos delicados, moldeados, bien estructurado y de retrogusto persistente y armónico.

Rosemount, 100% Pinot Noir, Australia. Evoca el café recién tostado y dátil. Especiado. De cuatro taninos sedosos y apuntes finos de tabaco.

La Gondola, 100% Pinot Noir, Italia. Franco, muy fresco y ligero. De taninos delicados y suaves.