La actriz y defensora de animales nos presenta a su compañera de andanzas, una muy bien portada perrita mestiza.
Texto: Beatriz Velasco / Fotos: Verónica Garduño
Para la actriz, dar cobijo a un perro sin hogar es cuestión de principios por eso adoptó a su "Luna". (Fotos: Verónica Garduño)

Para la actriz, dar cobijo a un perro sin hogar es cuestión de principios por eso adoptó a su "Luna". (Fotos: Verónica Garduño)

De ojos verdes y sonrisa franca, el rostro de Alejandra Lazcano se ilumina a la luz de la “Luna”, su coqueta mascota rescatada. Para la actriz, dar cobijo a un perro sin hogar es cuestión de principios: “Siempre he sido muy animalera, no sólo defiendo a los perros, también a los animales salvajes. Me involucro mucho y me duele ver a los animalitos abandonados”, comenta en entrevista.

“A mi novio, Mario, lo convencí de que adoptáramos. Yo tengo tres perros en casa de mis papás, todos regalados. Le dije a mi novio, hay muchos en situación de calle, hay sobrepoblación ¿por qué no le damos una oportunidad a un perrito? De hecho, pertenezco a la fundación ‘Llévame a casa’ y allí te envían fotos de candidatos que están abandonados. Yo pedí una que fuera hembra y de talla chica”.

Inmediatamente la asociación le mandó una opción a la actriz, se trataba de una cachorra blanca, tipo Schnauzer, la cual fue abandonada en un basurero junto con su madre. Desafortunadamente, sólo pudieron rescatar a la pequeña que, en ese entonces, tenía cinco meses.

“Ahora tiene más de un año, al principio el proceso de adaptación fue difícil, se enfermó de colitis pues vivió demasiados cambios en muy poco tiempo, pero ya se adaptó. Es una ‘perraza’, casi no ladra, es muy tranquila y entendió desde el primer día dónde tenía que hacer pipí. Es muy  inteligente”.

La elección del nombre fue de Alejandra, “Luna” es una suerte de homenaje: “Mi mejor amiga (Lorena),  falleció hace tiempo y ella amaba la Luna y a los perros, adoptó dos. Así que fue un tipo de recuerdo hacia mi amiga”. 

El carácter de “Luna” es muy alegre: “Ama jugar, brinca en cuatro patas como si fuera un borrego, es muy juguetona con otros perros, amiguera, aunque no le gustan ni las pelotas ni los juguetes”, reconoce la actriz y afirma: “Es todo un estuche de monerías”.

Para lo que sí es muy especial es para elegir sus alimentos. “Luna” no come cualquier croqueta, prefiere la comida orgánica, sin conservadores, cruda y molida con verduras frescas..

Ale recibió en su casa a otro perro y comenta que “Luna” no recibió con tanta alegría a la nueva integrante de la familia: “Al principio lo resintió y se puso un poco rebelde pero ya juegan juntas”.

Alejandra promueve la adopción activamente: “Son súper agradecidos. No tienes que adoptar un cachorro, hay perros divinos y que se adaptan bien, son muy inteligentes y agradecidos. Te entregan todo lo que son, porque, tú les abriste las puertas de un hogar”, concluye.

 

 

 

field_id_youtube)) { ?>