“Estoy listo para el divorcio”: Gerardo Islas

El presidente del partido Nueva Alianza en Puebla habla, por primera vez, de las causas de su ruptura con la actriz Sherlyn y revela la fecha para poner fin a un matrimonio que sólo duró dos años.

El político nos revela cómo es su vida ahora, después de su separación y a punto del divorcio con Sherlyn.  (Fotos: Héptor Arjona)
El político nos revela cómo es su vida ahora, después de su separación y a punto del divorcio con Sherlyn. (Fotos: Héptor Arjona)
Gente con clase Texto: Alberto Tavira Álvarez (@betotavira) / Fotos: Héptor Arjona 16/03/2016 19:07 Actualizada 13:01

— 1 — 

No está solo. En el domicilio particular de Gerardo Islas Maldonado en la ciudad de Puebla hay un cuadro, colgado en la pared de un espacio acondicionado como una pequeña capilla. Frente a esta icónica pieza de madera el empresario se ha aflojado la corbata para quitarse los nudos de la garganta; el político ha bajado la guardia de las estrategias aprendidas en el libro “El arte de  guerra” de Sun Tzu; el hombre de carne y hueso se ha despojado los lentes de aumento con armazón de la firma Cartier para secarse las lágrimas. Sin eufemismos. Sin secretos. Sin máscaras.    

En este cuadro se encuentra representada La Virgen de Guadalupe. La historia de su llegada a la familia Islas se resume en la ocasión en que Gerardo se encontraba en el restaurante El Desafuero –en la colonia Arcos del Sur, en la capital poblana– a donde llegó un vendedor ambulante con la pieza. Desde que la vio supo que la imagen de la Virgen morena sería la acompañante imprescindible en los últimos dos años de vida de su abuela Conchita. En aquella adquisición Gerardo nunca vaticinó que ese mismo cuadro sería al que Sherlyn ofrecería el ramo el día de su boda. Tampoco predijo que sería su confidente los meses previos a la firma de su divorcio.

 

 

— 2 —

Estamos en una de las mesas del restaurante J&G Grill, en el hotel St. Regis de la Ciudad de México. Gerardo Islas Maldonado (Puebla, septiembre 1983) ha hecho una escala en la capital del país con el tiempo medido pues tiene que volver a su estado natal donde, a través del partido Nueva Alianza, está apoyando al presidente municipal de Puebla con licencia, Antonio Gali Fayad, quien se registró como pre candidato del Partido Acción Nacional –a pesar de no ser militante– a la gubernatura de Puebla y a quien respalda la coalición “Sigamos Adelante” conformada por el PAN, PANAL, PT, PSI y CPP.  

No hay oportunidad para los preámbulos. Gerardo pide al mesero una copa de vino tinto. Se ajusta el chaleco negro sentado en una de las sillas de finos tapices y recarga el pie izquierdo sobre la pierna derecha dejando ver sus zapatos Ferragamo. Respira profundo. 

 

Comencemos por la génesis de la separación, Gerardo. 

El trabajo de Sher y mi trabajo fueron los detonantes de que nuestra relación se diluyera. En un principio ella siguió con sus proyectos. Participó en las obras de teatro 'La casa de Bernarda Alba' y 'El salto del tigre', siguió viajando a Miami a conducir sus programas de televisión. Pero aunque ella no me lo dijera yo sabía que necesitaba de esa parte de su profesión. Se fue conmigo a Puebla y dejó a sus amigos, a su familia y, también su pasión que es actuar. Eso fue desgastando el matrimonio. Cuando regresó a las novelas en México yo no podía viajar con ella con tanta frecuencia así que, sin proponérnoslo, nos fuimos separando. 

 

¿Cuáles son los tiempos de la crisis previa a la ruptura?

Yo me encontraba en campaña para las elecciones de diputados federales (el proceso electoral fue el 7 de junio de 2015). Al principio Sher me apoyó con todo. Día y noche. Se puso la camiseta pero, hacia el final, ella inició las grabaciones de la novela 'Antes muerta que Lichita' (Televisa, 2015) en la Ciudad de México y yo me quedé en Puebla. No estuvimos lo suficientemente cerca desde junio hasta agosto. 

 

¿En qué mes consideras que dieron por concluida su relación?

En septiembre de ese 2015 hicimos un viaje juntos. Pasando mi cumpleaños (el 9 de ese mes) estuvimos en Las Vegas. Al regreso a México decidimos “darnos un tiempo”. Actualmente llevamos siete meses separados. Pero ha sido una separación con mucho amor, mucho cariño y mucho respeto.

 

¿Están frente a una separación definitiva o es sólo una crisis pasajera?

Quedamos muy claros en que estamos en canales distintos. Regresar sería volver a lo mismo. La distancia ha cambiado mucho las cosas.

 

¿Quién puso sobre la mesa la decisión de firmar el divorcio?

Fue un tema de ambos. Al día de hoy no ha habido la intervención de abogados. Sinceramente Sher y yo tenemos una excelente comunicación y espero que así siga siendo porque a mí no me gustaría perder eso. 

 

¿Afortunado en la política y desafortunado en el amor?

No creo que sea un tema de fortuna. Sin embargo, sí me considero una persona afortunada en lo que me ha tocado vivir en mi carrera, por lo que disfruto al máximo todos los días. Cuando uno se dedica a la política, la vida personal pasa a un segundo plano.

 

— 3 —

Los primeros días de noviembre de 2015 el semanario TV Notas destacó, entre toda su información exhibida en la portada, una nota que particularmente hizo cimbrar en sus centros la tierra. El titular decía “¡Además de borracho, jugador! Sherlyn antes del año de casada… no pudo más con su marido político y se divorcia”. A decir de Islas Maldonado la forma no tenía nada que ver con el fondo. Lo cierto era que para entonces la pareja ya vivía en casas separadas. “No comprendo cómo puede llegar un medio de comunicación a meterse en un tema tan privado y, literalmente, publicar canalladas”, dice Gerardo durante la entrevista exclusiva para Clase. Ese había sido el primer disparo.

 

En vísperas de la Navidad la misma publicación de Grupo Editorial Notmusa arremetió nuevamente contra la pareja con el encabezado siguiente: “Sherlyn descubrió que su marido es gay, que tiene más secretos, ¡y ya no lo pudo soportar!”. La indignación por parte de los protagonistas no se hizo esperar. 

 

A través de sus cuentas de Twitter tanto Sherlyn como Gerardo fijaron su postura al respecto. @sherlyny publicó: “Yo lo único que puedo decir de ti @gerislas es que eres príncipe y un niño increíble, vamos a tomar esto como lo que es una nota y ya!”. Por su parte, @gerislas lanzó una batería de tuiters en la que, entre otras cosas, escribió: “Esta semana estaré presentando ante las autoridades correspondientes una serie de denuncias contra @TVNotasmx y su director @pacorecortes”. En los siguientes 140 caracteres expuso: “El año pasado firmamos un contrato para entregar los recursos a los damnificados de #Jolalpan @TVNotasmx no ha cumplido y son miles de pesos”; “Lo hace para no pagarle a los damnificados de #Jolalpan a los que les dimos regalías de la boda”; “Que vergüenza que @TVNotasmx ha querido intimidarnos por medio de canalladas para no pagarle a gente de #Jolalpan a la que donamos la boda”. El segundo disparo tuvo detonaciones de regreso. 

 

¿Cómo llegó ese primer ejemplar de la revista a tus manos? 

Un amigo me mandó la fotografía de la portada vía Whatsapp. Primero me enojé, no entendí por qué pasaba esto si Sher y yo estábamos en súper acuerdos. Luego hablé con ella y me dijo que también fue una sorpresa. Una mala sorpresa.

 

¿Cuál es la mentira más grave que se dijo en esas dos entregas?

Todo es falso. Lógicamente estoy en los 30 años, no niego que salgo con mis amigos y salía con mi esposa, pero una cosa es eso y otra muy grave que me inventen cosas como que soy jugador. Literal no apuesto ni un bolado. Y como cualquier chavo de mi edad salgo y me tomo una copa de vino en una cena, lo que hace la gente normal. Eso no es un pecado. 

 

¿Hablaste a la redacción para ejercer tu derecho de réplica?

Luego de la primera publicación Sher y yo cenamos con este cuate, Paco Recortes (Director Editorial de TV Notas), y le dejamos muy claro que lo que se había publicado no era verdad, pero respetábamos que tuvieran esa línea editorial para vender. Él decía: ‘una disculpa pero fue lo que nos contaron nuestras fuentes’. Es un asunto que no me interesa porque su único objetivo es hacer daño. Ese no es mi mundo. Cuando salimos de la cena Sher y yo había como 20 paparazzis en la calle. Es decir, además de todo, nos habían montado un “cuatro”.

 

En la segunda publicación sí hubo molestia porque te cambia todo. Cuando la vi creí que era broma. Que alguien había hecho un fotomontaje. Y ahí sí dije ‘no sé si estén haciendo esto para que Sher y yo ya no regresemos’. 

 

¿Cómo lo tomaron ambas familias?

En mi casa se enteraron que estábamos separados por la publicación en la revista. De inmediato me llamaron para preguntar si necesitaba algo. Hablé con ellos sobre las verdaderas causas y me brindaron todo su apoyo. Sin embargo, mi comunicación con la familia de Sher se perdió. Yo he sido muy respetuoso de las personas que conocí con ella. Sus amigos son suyos, los míos son de este lado. Cada quien en sus mundos.

 

¿Te arrepientes de haber hecho de tu noviazgo y de tu boda algo tan mediático?

Por su puesto que no, porque cada etapa con Sher la viví intensamente. Con ella conocí lugares que no había conocido jamás y los dos estuvimos de acuerdo en compartirlos. Lo cierto es que, en un futuro, es algo que no volvería a hacer. No volvería a hacer tan público algo tan privado.

 

— 4 —

¿Cómo es tu vida sin Sherlyn?

Cuando llego a mi casa, y no hay absolutamente nadie, pongo la música que me gusta, voy a mi oficina a revisar mis papeles, a acomodar mis cosas, eso para mí es una terapia. Poner orden a mis cosas es una terapia. Soy virgo, así que soy muy perfeccionista.

 

¿Y también pones orden a tus sentimientos?

Yo tengo mis propios métodos para sacar las emociones. Cuando estoy en problemas yo trabajo conmigo mismo, con mis sentimientos.

 

¿De qué manera has sobrellevado el duelo de la separación?

Teniendo de cerca a mi familia. Aunque también me ha servido para encontrarme conmigo mismo. En la casa leo un poco, escribo, me pongo a planear nuevos proyectos. Veo más películas y series. Duermo menos porque mi trabajo así lo requiere en esta etapa. Desde luego que me da nostalgia cuando veo una foto, un mensajito, un recuerdo de mi relación. Lógicamente siento feo, pero ahí también llegan los buenos recuerdos.

 

¿Y cuáles son tus deseos, a la distancia? 

Yo siempre he tenido muy claro que lo que le deseas a otras persona se te va a regresar. Así que a Sher le deseo prosperidad, salud, éxito, que encuentre a alguien que la ame más de lo que yo la amé. Que tenga la familia que ella soñó.

 

Si realmente le deseas todo eso ¿no sería bueno que, para esa libertad, firmaran el divorcio cuanto antes?  

Ya lo estamos haciendo. Ha sido un tema fácil. 

 

…Pues llevan siete meses “haciéndolo”. Desde afuera no se ve como “fácil”. ¿Cuál es la fecha que tienes contemplada para firmar el divorcio con Sherlyn?

A lo mejor en este mes (de marzo) porque después viene mucho trabajo para los dos. 

 

¿Bienes separados o mancomunados?

Separados.

 

¿Estás preparado para el divorcio?

Ha sido un proceso. Pero después de siete meses de separación ya estoy listo para el divorcio.

 

— 5 —

En septiembre del año pasado Gerardo y Sherlyn coincidieron en que se habían agotado todos los recursos humanamente posibles para salvar su matrimonio. Ella empacó las cosas que la acompañaban en la casa de Gerardo, en Puebla, y regresó a su propiedad en el entonces Distrito Federal. Él ya no recogió las suyas en la casa de Sherlyn. Los amigos más cercanos de cada uno cerraron filas para guardar con hermetismo la noticia que, sin duda, sería una de las más mediáticas del mundo del espectáculo en ese final de 2015.      

 

De todo lo que le pertenecía hubo dos objetos que Sherlyn dejó en la casa de Gerardo: una de las biblias de la boda y el cuadro de La Virgen de Guadalupe. A pesar de que Gerardo le regaló éste último el día de su boda –durante la ceremonia religiosa realizada el sábado 15 de noviembre de 2014 en medio del lago de la ex hacienda de Chautla, en Puebla– la actriz ni siquiera sugirió la posibilidad de llevarse uno de los objetos más preciados de la abuela Conchita (q.e.p.d). 

 

La mini capilla se ha convertido en el remanso de paz donde lanza sus plegarias Gerardo, el líder regional de un partido que -hasta 2014- tenía 480.581 afiliados válidos, según el presidente nacional de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón, quien por cierto fue testigo de la boda por lo civil de Gerardo y Sherlyn, celebrada el 28 de septiembre de 2013 en el hotel Nizuc, en Cancún, Quintana Roo.

 

“Cada que llego a mi casa rezo un poco. Siempre he sido muy creyente”, dice Gerardo Islas en nuestro encuentro en el restaurante del St. Regis. Sin embargo no se vislumbran cadenitas con cruces, rosarios o escapularios colgados del cuello. “Tengo que reconocer que antes sólo tocaba la puerta cuando tenía problemas. Hoy voy a pedirle a la Virgen que no se generen problemas”. 

 

Una llamada en el iPhone de Gerardo interrumpe la entrevista. Ha llegado su siguiente cita. Antes de abandonar el J&G Grill consideré relevante saber qué le había pedido a la Guadalupana la última vez que estuvo frente a ella. Los ojos muestran la intención de que hable el corazón en lugar de la razón. “Le dije a la Virgen de Guadalupe: ‘colócanos a Sherlyn y a mí en el camino que tú quieras, pero síguenos llevando en el camino que teníamos desde antes que nos conociéramos’”.